Cáritas acompañó en 2020 a 10.722 personas, mientras que, a causa de la COVID19, se dispararon un 61% las demandas de ayuda

Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

Cáritas Diocesana de Cádiz invirtió 1.552.340 euros, un 22% más que el año 2019 a causa de la crisis generada por la pandemia. 

La pandemia anula el efecto de la recuperación y hemos vuelto a las cifras del peor momento de la última crisis. 

El obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Mons. Rafael Zornoza, y el secretario general de Cáritas Diocesana de Cádiz, José María Espinar, han presentado esta mañana la memoria anual de actividades del año 2020 coincidiendo, el próximo domingo 6 de junio, con la festividad del Corpus Christi – Día de Caridad.

Mons. Zornoza ha comenzado agradeciendo la labor constante del equipo de Cáritas y sus voluntarios, y en especial a las Cáritas parroquiales. El obispo diocesano ha querido recordar a Juan Casquero, cooperador de Cáritas en el Campo de Gibraltar, fallecido por la Covid-19.

De otro lado, el prelado ha advertido de las consecuencias sociales y económicas de la pandemia. “Es verdad que nos estamos recuperando gracias a la vacunación, pero el recorrido social será más largo, por desgracia, que el recorrido sanitario, porque la vacuna social va a necesitar muchas más dosis que la vacuna sanitaria. Las consecuencias que deja la pandemia de exclusión social no se van a levantar con la misma rapidez que la salud general”.

Por su parte, José María Espinar ha agradecido la cercanía y el interés especial de Mons. Rafael Zornoza, durante estos meses de pandemia, por todo el trabajo desarrollado por Cáritas.

De esta manera, el secretario general de Cáritas Diocesana de Cádiz ha pasado a desgranar los datos de la entidad eclesial. Una memoria que evidencia el dramático aumento de situaciones de necesidad que durante todo el año 2020 ha provocado la crisis del coronavirus, que se ha traducido en un aumento del 61% en las personas atendidas a través de los servicios de atención primaria de toda la Diócesis. Analizando las cifras de los años anteriores, la pandemia ha provocado la anulación de la recuperación constatada a finales del 2019 y hemos vuelto a las cifras del peor momento de la última crisis económica.

Impacto del coronavirus en Cáritas Diocesana de Cádiz 

Cuando en el mes de marzo de 2020, se decretó el confinamiento las demandas de ayuda sufrieron un incremento del 61%. Fundamentalmente, aumentaron las realizadas vía telemática (teléfono, email, web…) mientras que las presenciales disminuyeron debido al confinamiento y a la reducción de la atención presencial y de la movilidad.

Mientras que las peticiones de ayuda se han incrementado, la respuesta de Cáritas Diocesana de Cádiz también se ha multiplicado tal como lo indica el aumento en más de 275.000 euros los recursos invertidos con respecto al año anterior, siendo fundamentalmente empleados en los capítulos de acción social, en concreto en ayudas de primera necesidad como alimentación o vivienda, a los que se han sumado, de forma menos intensa pero considerable, la solicitud de conexión y dispositivos electrónicos para poder seguir el ritmo escolar, la ayuda para la realización de trámites online y el apoyo afectivo ante situaciones de soledad e incertidumbre.

Los datos que reflejaba la memoria de actividades 2019 de Cáritas Diocesana de Cádiz indicaban que, en los meses previos a la COVID19, habíamos notado un descenso en la atención prestada provocada por la mejora de la situación económica. En total, en el año 2019 Cáritas atendía 5.855 familias. Sin embargo, una vez que comienza la crisis económica derivada de la pandemia, muchas familias que habían logrado una recuperación aunque precaria (sociedad insegura), vuelven a caer en la zona de exclusión, a las que se unen familias que no habían, anteriormente, necesitado ayuda.

En datos absolutos, unas 4.000 familias se han sumado a la atención de Cáritas en el año 2020. Esto ha supuesto la necesidad de reforzar los planes de atención primaria para poder atender dichas necesidades. Estas familias responden al perfil de personas que viven en hogares que no pueden hacer frente a los gastos de suministros de su vivienda, es decir, no pueden calentarse adecuadamente o no pueden encender la luz siempre que lo necesitan. Otras familias, se han visto obligadas a cambiar de residencia para disminuir los gastos. Para casi el 45% de los hogares atendidos por Cáritas afrontar los gastos derivados de la vivienda suponen una grave dificultad.

La soledad ha sido otra de los dramas impuestos por la pandemia. Aunque esta no es una realidad nueva, la situación de aislamiento físico a la que se han visto sometidas, muchas personas mayores, claramente la endurece. La vulnerabilidad social evidenciada en esta crisis también pone de manifiesto los escasos recursos que existen para favorecer los cuidados en los domicilios, lo que propicia mayor desprotección en las personas mayores y en quienes las cuidan, ya sean empleadas o familiares.

El impacto de la Covid19 ha sido, también, tremendamente costoso para las personas sin hogar.  Refugiarse, cuidarse o pasar el confinamiento inicial, una carencia que, si ya aumenta su vulnerabilidad de forma general, se ha visto agravada durante la pandemia al dificultarse –o imposibilitarse— el acceso a espacios de higiene y/o aislamiento. Dormir en la calle o permanecer en alojamientos temporales o de emergencia ha expuesto, además, a un alto riesgo de transmisión del virus a las personas sin hogar, una población ya de por sí de alto riesgo médico, que en muchas ocasiones se ven desproporcionalmente afectados por problemas añadidos de salud y/o discapacidad.

10.772 personas acompañadas y 1,5 millones de euros invertidos 

La memoria anual da cuenta del destino de los 1.551.340 euros invertidos por Cáritas Diocesana de Cádiz, de forma directa, para acompañar a un total de 10.722 personas siendo las personas alcanzadas por la ayuda de Cáritas un total de 23.375 personas. Por programas, donde se concentra el mayor número de participantes son del Programa de Familia (90,7%), seguidos de Personas sin Hogar (5,01%) y Empleo y Economía Social (4,2%).

En cuanto al destino de los recursos invertidos en 2020, las partidas presupuestarias más destacadas han sido Familia (33,92% del total); Empleo y Economía social (33,62%); Personas Sin Hogar (12,49%); Formación (4,07%); entre otros.

Las personas que ayudan en Cáritas 

Al abordar el apartado de los recursos humanos que hacen posible toda la actividad en Cáritas, según se recoge en la Memoria anual, la desarrollan 751 voluntarios y 27 personas contratadas. Para Cáritas las aportaciones económicas son importantes pero no lo son más que la misión de los voluntarios que han hecho posible las acciones de Cáritas para contener los efectos sociales de la pandemia. Para Cáritas es un reto el espíritu solidario y el compromiso gratuito que hacen de Cáritas una organización voluntaria. A pesar de que parte de nuestro voluntariado ha tenido que replegarse por causas sanitarias, otras 111 personas se incorporaron en 2020 a nuestra entidad.

Nuestra acción en 2020 

La acción de Cáritas Diocesana de Cádiz se vertebra en torno a tres programas de acción social: Familia, Empleo y Personas sin Hogar. En el Programa de Apoyo a la Familia se concentra la mayor inversión en recursos. Este programa engloba la acción que realizamos en materia de acogida y atención primaria y las acciones desarrolladas para acompañar a la familia desde la fase de gestación de una nueva vida y la primera infancia, hasta la atención a los mayores. El total de los recursos invertidos asciende a 526.131 euros (33,92% del total) y el número de personas atendidas es de 9.535 repercutiendo nuestra ayuda en un total de 22.382 personas. Desde los servicios de acogida y atención primaria se ofrecen espacios de escucha y ayudas básicas a las personas y familias que acuden a los equipos de Cáritas en las parroquias. El perfil predomínate son parejas con hijos, familias monoparentales (mayoría mujeres), personas solas, sin estudios o estudios primarios, sin ingresos, con ingresos insuficientes o percibiendo pensiones no contributivas. Las ayudas cubren necesidades de alimentos y ropa, vivienda (suministros, alquileres) apoyo a la salud (medicinas, óptica, dentista), educación (material escolar, matrículas), documentación administrativa (visados, renovación documentación) y transporte. Junto a ayudas asistenciales, el Programa de Apoyo a la Familia, persigue una acción más promocional como la desarrollada por los Talleres Socioeducativos en el que han participado 39 familias en espacios grupales con el objetivo de mejorar sus habilidades sociales, autoestima, su economía doméstica, comunicación familiar, crianza y educación de los hijos. Completa este apartado el Comedor Social que Cáritas gestiona en la ciudad de Algeciras. En este proyecto, que a raíz de la COVID19 ha visto aumentar sus cifras de beneficiarios en un 60%, ha facilitado en 2020 el acceso a la alimentación a 857 personas en grave situación de exclusión social. En el ámbito de acompañamiento a la familia, el proyecto de Maternidad y Primera Infancia ha apoyado a 22 mujeres gestantes o con hijos menores de 3 años, los Proyectos de Infancia y Adolescencia a 111 niños/jóvenes y el proyecto “Estamos contigo” a 55 personas mayores en soledad no deseada.

El programa de Empleo ha tenido una inversión en 2020 de 521.637 euros (33,62% del total) alcanzando su labor de orientación e intermediación a 444 personas.  Los servicios de empleo atienden de forma estable o itinerante a todas las zonas de la Diócesis y ofrecen itinerarios de inserción laboral, mientras que la mediación ante el mercado laboral se lleva a cabo a través de la Agencia de Colocación. Gracias a este trabajo 88 personas (19’8%) lograron su inserción laboral. Los itinerarios de inserción comprenden un seguimiento personalizado de orientación laboral, formación para el empleo y mediación laboral. El perfil de las personas que acuden a nuestros servicios de empleo son personas desempleadas de nacionalidad española en situación de vulnerabilidad social, mujeres de edades comprendidas entre 25 y 45 años, con baja cualificación profesional, cargas familiares y con especiales dificultades para acceder a los recursos sociales o al mercado de trabajo si no cuentan con apoyos externos. La Agencia de Colocación ha ofrecido mediación a 283 personas (11 derivadas desde el SEPE) contando con la participación de 78 empresas colaboradoras y 40 empleadores particulares. Finalmente, la sociedad limitada de reciclaje de ropa “Inserta Cádiz”, ha logrado durante el 2020 la implantación de contenedores de recogida de ropa en todo el territorio diocesano, contando, en la actualidad, con 45 contenedores repartidos por la Diócesis y 13 puntos de recogida masiva. El volumen de ropa recogido asciende 213.908 kg.

El tercer programa por orden de inversión es el dedicado a las Personas en situación de sin Hogar, donde los recursos ascienden a 193.890 euros (12,49% del total). Los recursos de atención de este programa se encuentran en Cádiz, San Fernando, Chiclana de la Frontera, Algeciras y La Línea. Desde estos servicios, se pretende la recuperación personal y la integración social de personas que responden, fundamentalmente, al perfil de hombre de edad media (40 a 60 años). En los últimos años, Cáritas ha detectado que a este perfil hay que incorporar a mujeres. Todos, hombres y mujeres, responden a situaciones de carencia de vivienda, adicciones o problemas de salud mental. Entre todos los servicios (atención de calle, servicios de atención social y proyecto socioeducativo) han atendido a 538 personas.

Escuela de Formación 

El año 2020 ha visto consolidarse la Escuela de Formación que en 2020 desarrolló acciones formativas para voluntarios, contratados y participantes. La inversión en este apartado asciende a 62.397,47 (4,07% del total). En concreto, 232 voluntarios recibieron formación sobre la COVID19, gestión de emociones en la crisis, intervención social y formación para nuevos voluntarios. En relación a los beneficiaros de los proyectos sociales, 142 alumnos participaron en 13 acciones de formación para el empleo con el resultado de un 20,4% de inserción laboral gracias a esta actividad. La Escuela de Formación ha superado el reto de la obligación de suspender las acciones presenciales reconduciendo toda la actividad formativa al ámbito de lo online. Un logro significativo en el año 2020 ha sido el fortalecimiento de la figura de la “tutora de formación” que ha mejorado la calidad del acompañamiento den los itinerarios de inserción de los alumnos.

Otros ámbitos de acción de Cáritas 

Completan el resto de los recursos en el pasado año la acción en materia comunicación y sensibilización, comercio justo y desarrollo institucional, siendo el coste dedicado a las labores de administración de un 7.53%.

Gracias por apoyar nuestro compromiso 

Como dice José María Espinar, secretario general de Cáritas, en la presentación de la memoria “Si hay alguna palabra que resuene por encima de todo es GRACIAS. Ha sido un año de mucho sufrimiento, pero también de mucha generosidad, de mucha entrega y servicio admirable, de mucha imaginación y de sacar fuerzas de donde no las había. Por eso, Cáritas reconoce a su voluntariado, profesionales, sacerdotes, donantes, entidades y todos los que se han acercado a nosotros para aportar porque, unidos y sin desfallecer, hemos podido seguir fieles a nuestra vocación de servicio.”

Es cierto que el futuro a nivel sanitario es esperanzador gracias a la contención del virus gracias a la vacunación pero es necesario recordar que las consecuencias sociales de la pandemia son muy graves y es necesario mantener el espíritu de colaboración vivo. Por este motivo, es necesario recordar que frente a tantas necesidades, Cáritas Diocesana de Cádiz necesita seguir recibiendo donaciones para continuar con su obra social. Se pueden hacer ingresos en la cuenta de donaciones ES98 2103 4000 67 3300000639 o a través de la www.caritas.es/cadiz y en el teléfono 956212080.

#gallery-1 { margin: auto; } #gallery-1 .gallery-item { float: left; margin-top: 10px; text-align: center; width: 12%; } #gallery-1 img { border: 2px solid #cfcfcf; } #gallery-1 .gallery-caption { margin-left: 0; } /* see gallery_shortcode() in wp-includes/media.php */ Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Recuperar lo mejor de nuestro patrimonio para servir a toda la humanidad

Joseph Ratzinger Presente y futuro de Europa. Sus fundamentos hoy y mañana Madrid,...

Manos Unidas apoyó a más de 2,3 millones de personas con 506 nuevos proyectos...

Manos Unidas ha presentado esta semana la Memoria de Actividades correspondiente...

Tres seminaristas del San Bartolomé reciben el ministerio laical de Lectorado

Anthony Enitame, Daniel Gutiérrez y Bryan García, seminaristas del Seminario San...

Enlaces de interés