Presentación proyecto @rropa de Cáritas Dicoesana de Asidonia-Jerez

Diócesis de Asidonia-Jerezhttps://wp.diocesisdejerez.org/
La diócesis de Asidonia-Jerez, conocida también simplemente por diócesis de Jerez, ​ es una jurisdicción de la Iglesia católica de España que comprende el norte de la provincia de Cádiz, tomando como límite y frontera natural el curso del río Guadalete.

Cáritas Diocesana ha presentado hoy el proyecto de reciclaje y reutilización textil @rropa y ha inaugurado su nuevo espacio de trabajo, en el polígono industrial Santa Cruz. En dicho acto se han dado detalles sobre esta experiencia de empleo inclusivo, demostrando así la apuesta de Cáritas por la economía social.

Jerez, 16 de junio 2016. Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez ha presentado hoy el proyecto @rropa, centrado en el reciclaje y reutilización textil. Quince mujeres forman parte de esta experiencia de inserción que ya arrancó hace unos años y que va camino de convertirse en una empresa de economía social. Han estado presentes monseñor José Mazuelos, obispo de la Diócesis de Asidonia-Jerez, Francisco Domouso, director de Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez, Anselmo Ruiz, presidente de Cáritas Regional de Andalucía, José Luis Pérez Larios, coordinador de Empleo y Economía Solidaria de Cáritas Española, y Laura Álvarez, teniente de alcaldesa de Empleo, Recursos Humanos y Deportes.

Para comenzar, el presidente de Cáritas Regional de Andalucía ha agradecido el esfuerzo de todos los que han trabajado en esta experiencia y «especialmente a estas mujeres que ponen su corazón en él». A continuación, haciendo referencia al Papa Juan Pablo II afirmaba que «el centro de la cuestión social, aquello que es más importante en lo social es el trabajo, sin trabajo no hay nada y esto refleja lo que queremos hacer aquí hoy» y seguía diciendo que “con este proyecto queremos que las personas recuperen su dignidad, la autoestima, su propia vida».

A continuación José Luis López Larios tomaba la palabra para añadir que «este es un paso más de un largo camino en el que lleva ya décadas avanzando la Confederación y que demuestra que todas las Cáritas tienen claro la dimensión promocional de la acción de nuestra entidad y que el empleo es una vía clave para romper el círculo de la pobreza». También explicaba que desde Cáritas se ha reflexionado sobre «cómo promocionar la economía solidaria, una economía centrada en las personas y en cómo hacer que el grano de arena que aporta Cáritas sirva para mejorar la vida de muchas personas». Asimismo afirmaba que «este proyecto es un claro ejemplo de cómo a esa ropa que es donada, porque para esas personas ya no tiene utilidad, se le da una doble vida, se aprovecha, se genera empleo de inserción, se cuida el medio ambiente… es un proyecto muy transformador».

Laura Álvarez, en su intervención, daba la enhorabuena a la institución por la iniciativa y afirmaba que «estáis trabajando por la ciudad, por conseguir que muchas mujeres puedan desarrollarse como personas a través del trabajo, apostando también por la economía social y por la ciudad» y añadía que «tenéis nuestra mano tendida».

Francisco Domouso añadía a lo dicho que «vamos a crear una empresa de inserción, estamos en constitución y va a ser una SL, por tanto una mercantil pero sin ánimo de lucro, denominada Casa Común» a lo que explicaba que «en el caso concreto de esta sociedad va a tener dos ramas fundamentales centradas una en la agricultura ecológica, que ya está funcionando y ésta, de reciclaje textil». Asimismo Domouso explicaba el origen del proyecto afirmando que «en la Iglesia tradicionalmente hemos tenido roperos parroquiales y lo estamos reconvirtiendo. De hecho, estamos instalando contenedores para recoger ropa en Iglesias, colegios… ya tenemos doce y de aquí a finales de año tendremos 30» y añadía que «el proceso es integral, todo se recicla y los beneficios son para crear empleo, por lo que las dos patas fundamentales del proyecto están cumplidas». También afirmaba que «lo próximo será montar una tienda en el centro de Jerez pero no queremos que se identifique como la tienda de los pobres, sino como una tienda de ropa reciclada dentro de la mentalidad moderna y europea». Para concluir, refiriéndose a las participantes, añadía que «soy un privilegiado por poder ver cómo estas personas vinieron desorientadas y ahora se sienten algo más que orgullosas, se sienten familia, comparten tristezas, alegrías y solidaridad entre ellas».

María José Durán, participante de dicho proyecto, daba las gracias y manifestaba lo contentas y orgullosas que se sienten de su trabajo y esfuerzo, ya que «para nosotras es una gran ilusión ver que todo sigue adelante y valoramos la oportunidad que se nos da, ya que con vuestro apoyo podemos volver al mercado laboral».

Finalmente, monseñor José Mazuelos cerraba el acto afirmando que «me alegra ver que la apuesta crece y que, como dice el Papa Francisco, tenemos que luchar contra la economía del descarte y este es un ejemplo» a lo que añadía que «ponemos nuestro granito de arena y esperamos formar una playa donde no esté la economía del descarte sino una economía de comunión, de inclusión, donde la dignidad de la persona sea valorada».

Contenido relacionado

Enlaces de interés