«Un mundo nuevo, proyecto común»

Carta del Obispo de Asidonia-Jerez en la Campaña de Manos Unidas

A los sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, seminaristas y a todos los fieles,

Durante este año se desarrolla la Campaña LV de Manos Unidas bajo el lema «Un mundo nuevo, proyecto común», centrada en el octavo Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) propuesto por Naciones Unidas. En él se hace hincapié sobre la necesidad de fomentar una alianza mundial por el desarrollo que evite, como bien ha denunciado el Papa Francisco, el escándalo de que todavía haya hambre y malnutrición en el mundo. Esta alianza es imprescindible si se quiere avanzar en la lucha contra la pobreza, y necesita de la implicación de los países desarrollados y de los que están en vía de desarrollo.

Manos Unidas, como asociación de la Iglesia Católica inspirada en el Evangelio y en la Doctrina Social de la Iglesia, lucha para erradicar el hambre y la pobreza del mundo. Y para ello es necesaria nuestra colaboración como parte de la entera Familia Humana. Recordemos las palabras de Benedicto XVI en la encíclica Caritas in Veritate: «Hoy la humanidad aparece mucho más interactiva que antes: esa mayor vecindad debe transformarse en verdadera comunión. El desarrollo de los pueblos depende sobre todo de que se reconozcan como parte de una sola familia, que colabora con verdadera comunión y está integrada por seres que no viven simplemente uno junto al otro.» ( nº. 53)

Siendo conscientes de que el hambre nunca puede ser considerada un hecho normal al que hay que acostumbrarse, como si formara parte del sistema, sino que son necesarias acciones concretas que disminuyan el sufrimiento de tantos hombres, mujeres y sobre todo niños que la padecen injustamente, quiero invitar a todas las parroquias, movimientos, asociaciones, hermandades y comunidades cristianas de nuestra Diócesis a participar en esta campaña que celebra Manos Unidas.

Os animo a uniros a este gesto tan significativo del «Día del Ayuno Voluntario» que se celebrará el viernes 7 de febrero, y a ofrecer una generosa aportación económica tanto en las colectas de las Misas del próximo domingo 9 de febrero, como en las mesas petitorias en las calles de la ciudad.

Por último, deseo enviar un mensaje de felicitación y estímulo a los numerosos asociados y colaboradores que, sensibles a esta realidad del hambre en el mundo, inspirados por su conciencia cristiana, están comprometidos con la labor de Manos Unidas.

Con mi cordial saludo y bendición,

+ José Mazuelos Pérez

Obispo de Asidonia-Jerez

Contenido relacionado

Artículo de Monseñor José Rico Pavés con motivo de la Infancia Misionera

Los niños evangelizan (Domingo 16 de enero – Jornada de la Infancia...

Enlaces de interés