Monseñor Rico Pavés ponente en la segunda jornada de la XXXII de la Semana de Teología el día de su aniversario episcopal

Diócesis de Asidonia-Jerezhttps://wp.diocesisdejerez.org/
La diócesis de Asidonia-Jerez, conocida también simplemente por diócesis de Jerez, ​ es una jurisdicción de la Iglesia católica de España que comprende el norte de la provincia de Cádiz, tomando como límite y frontera natural el curso del río Guadalete.

Esta mañana el Auditorio San Juan Pablo II ha acogido la segunda jornada de la XXXII Semana de Teología.

La Casa de la Iglesia de Asidonia-Jerez ha acogido esta mañana la segunda jornada de la XXXII Semana de Teología. Siguiendo las correspondientes medidas higiénico-sanitarias, Monseñor José Rico Pavés, Obispo de Asidonia-Jerez con el título “Si conocieras el don de Dios: La Eucaristía revela la verdad del amor” inaugurado el segundo día de esta semana dedicada a la formación en la Iglesia Asidonense.

El prelado ha hecho referencia a la importancia de la Eucaristía, que como nos recuerda en cada una de sus predicaciones, este Sacramento es fuente y culmen de la vida cristiana, ya que cada vez participamos en ella nos llenamos del amor de Cristo

Por último, recordar que esta tarde tendrá lugar la segunda sesión de esta conferencia a las 20hrs en el primer templo de la Diócesis. Asimismo, os emplazamos a las sucesivas ponencias que nos llevarán hasta el 23 de septiembre.

ANIVERSARIO EPISCOPAL DE MONSEÑOR JOSÉ RICO PAVÉS

Un día como hoy hace 9 años el Santuario del Sagrado Corazón de Jesús del Cerro de los Ángeles celebró la Ordenación Episcopal de Monseñor José Rico Páves. El Obispo de Asidonia-Jerez era nombrado en el año 2012 por el Papa Benedicto de XVI como Obispo Auxiliar de una joven Diócesis como la de Getafe. Esta ceremonia fue presidida por aquel entonces el Obispo de la Iglesia de Getafe, D. Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo, el encargado de ordenar al ministerio episcopal a D. José Rico Pavés. Asimismo, fueron consagrantes D. Antonio María Rouco Varela y D. Braulio Rodriguez Plaza, además de asistir distintos prelados de las Diócesis de España entre las que se encontraba la Iglesia que sería su destino en 2021, Asidonia-Jerez.

En sus palabras de saludo el nuevo Obispo auxiliar Mons. José Rico Pavés señaló que: “como estrecho colaborador del obispo diocesano, la Iglesia me encomienda ser, de forma plena, amor del Corazón de Cristo para todos. Permitidme, pues, que mis primeras palabras como obispo sean una oración confiada a Jesucristo, Principio y Fin, Señor de todos, cuyo Corazón traspasado por nuestra salvación es el símbolo del amor infinito que Él tiene al Padre y a cada uno de nosotros“.

Don José mostrando sus conocimientos teológicos recordó: “sepan todos que nuestro Dios es Amor. Cuando la Iglesia se dispone a entrar en el Año de la fe, convocado por Benedicto XVI, las palabras de san Juan de Ávila que han inspirado el mensaje de los obispos españoles con motivo de su próxima declaración como Doctor de la Iglesia, deseo que inspiren también mis palabras de agradecimiento en esta tarde. En el conocimiento de esta Verdad está la vida; para proclamar esta Verdad hemos sido enviados. Pero, ¿cómo conseguir que todos, creyentes y no creyentes, lleguen a saber que Dios es Amor? Dejadme que os proponga tres caminos, a través de los cuales expresar mi gratitud en este día: primero, mirar el momento presente con esperanza; segundo, descubrir en el encuentro con Cristo la fuente de la alegría plena; y tercero, no olvidar la fuerza de las lágrimas“.

Recordó además D. José Rico que es necesario mirar el momento presente con esperanza: “La esperanza es como ancla del alma, recuerda la Carta a los Hebreos, que en medio de las dificultades de este mundo nos permite caminar firmes hacia los bienes eternos. Cuando comuniqué a mis padres que el Papa me había nombrado obispo auxiliar de Getafe, reaccionaron con alegría y, casi con idénticas palabras, manifestaron en seguida su preocupación: No son tiempos para ser obispo, me dijeron. En su preocupación reconozco la solicitud de unos padres que sienten como propias las inquietudes de sus hijos: se alegran con sus alegrías, sufren con sus sufrimientos, y prefieren para ellos el bien exento de todo riesgo. Quizás entonces no lo sabían, pero una vez más, con su reacción me han enseñado a responder con generosidad al Señor. La alegría por un bien que se manifiesta, no debe ocultar la gravedad de la responsabilidad que entraña. Mirar con esperanza el momento presente requiere aprender continuamente del corazón de unos buenos padres. Con corazón de padre y madre deseo abrazar de modo especial a quienes sufren de manera angustiosa las penurias materiales y morales de la actual situación de crisis. En un momento como el actual, que Benedicto XVI ha calificado “de profunda crisis de fe”, la esperanza que viene de lo alto me lleva a reconocer el poder del Amor de Dios, que es siempre más fuerte que las crisis de los hombres“.

Añadió Mons. Rico Pavés que: “El segundo camino que os propongo para que todos sepan que Dios es amor, es el camino del encuentro con Jesucristo como fuente de alegría plena. Urgidos por el Santo Padre a descubrir de nuevo la alegría de creer y el entusiasmo de comunicar la fe, ruego a Dios nuestro Padre que me conceda, por el don del Espíritu Santo, poner en el centro de mi futuro ministerio episcopal las palabras de su Hijo Jesucristo: Os he hablado de esto para que mi alegría esté vosotros (ut gaudium meum in vobis) y vuestra alegría llegue a plenitud (Jn 15, 11). Puesto que la alegría brota espontánea en quien se sabe sostenido por el Amor más grande, os ruego que pidáis al Señor que me conceda, con mis palabras, pensamientos y afectos llevar a otros al encuentro con Cristo, de modo que viva mi nuevo ministerio episcopal como servidor de vuestra alegría (2 Co 1, 24)”.

Y como tercer camino y en tono biográfico dijo que: “finalmente, que os propongo –el poder de las lágrimas- pasa por recordar una experiencia personal. Como bien sabéis, hoy empieza para mí el colegio, episcopal, sí, pero colegio. Cuenta mi madre que mi primer día de colegio no me quejé, me separé de ella dejándome llevar hasta el aula; no dije nada, pero por mi mejilla corrió una lágrima. Desde aquella lágrima ha pasado ya mucho tiempo. Ahora mi madre la Iglesia me introduce en otro colegio, el de los obispos, sucesores de los apóstoles. En esta tarde me rodean con su afecto y oración, los presentes y los ausentes, mis nuevos hermanos, “maestros y compañeros de clase”, a quienes dirijo de forma muy especial más gratitud de la que sé expresar“.

Tuvo un emocionado recuerdo para el fallecido Obispo auxiliar de Madrid D. Eugenio Romero Pose: “Permitidme que recuerde en esta tarde al muy querido Don Eugenio Romero Pose, cuyo amor alegre a la Iglesia quiero tener siempre como referenteY leyó un hermoso texto que el Obispo de La Calzada – Logroño D. Juan José Omella le ha regalado con su felicitación: “leo el consejo de san Juan de Ávila a un nuevo obispo antes de ocupar su sede: “Aprenda vuestra señoría a ser mendigo delante del Señor y a importunarle mucho, presentándole su peligro y el de sus ovejas; y, si verdaderamente se supiere llorar a sí y a ellas, el Señor, que es piadoso –No llores (Lc 7, 13)-, le resucitará su hijo muerto, porque, como a Cristo costaron sangre las almas, han de costar al prelado lágrimas” (Carta 177, Obras Completas IV, 589). Dichoso el obispo que al final de sus días puede hacer suyas las palabras de san Gregorio Nacianceno: “Me recogeré todo en Dios. Ya no me afectarán las lenguas humanas más que ráfagas de viento. Estoy cansado de las voces del que me denigra o del que me enaltece más de lo debido. Busco la soledad, un lugar inaccesible al mal, donde con una mente unificada busque a mi Dios y aliviar mi senectud con la dulce esperanza del cielo. ¿Qué le dejaré a la Iglesia? ¡Le dejaré mis lágrimas! Dirijo mis pensamientos a la morada que no conoce el ocaso, a mi amada Trinidad, única luz, de la cual la sola sombra oscura ahora me conmueve” (San Gregorio Nacianceno, Poemata de se ipso, XI: PG 37, 1154-1155)“.

Finalizó sus palabras dirigiéndose a María Santísima y a los santos vinculados con  la Diócesis de Getafe: “Confío el inicio de mi ministerio episcopal a la poderosa intercesión de la Bienaventurada Virgen María, Nuestra Señora de los Ángeles, de quien quiero ser su esclavo, y al auxilio de Santa Maravillas de Jesús, de San Benito Menni y de los Beatos Mª. Ángeles de san José, Faustino Míguez y Jacinto Hoyuelos“.

Fuente del primer saludo como Obispo de D. José Rico Pavés – Revista Ecclesia

PRIMERAS PALABRAS DE MONSEÑOR RICO PAVÉS EN SU ORDENACIÓN EPISCOPAL

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés