Miguel Ángel Vázquez reflexiona sobre la misericordia y el compromiso en el plano político

Diócesis de Asidonia-Jerezhttps://wp.diocesisdejerez.org/
La diócesis de Asidonia-Jerez, conocida también simplemente por diócesis de Jerez, ​ es una jurisdicción de la Iglesia católica de España que comprende el norte de la provincia de Cádiz, tomando como límite y frontera natural el curso del río Guadalete.

Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez celebra un año más Semana de la Pobreza y Exclusión que, en esta ocasión, alcanza ya la novena edición con el título «Misericordia y Compromiso». En esta segunda jornada ha sido el turno de Miguel Ángel Vázquez, coordinador general de «Por un mundo más justo» que se ha centrado en «El Compromiso de la Misericordia» y en el papel de ésta en la vida política.

En esta novena edición, Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez enmarca la Semana de la Pobreza y Exclusión con el título “Misericordia y Compromiso”. Un ciclo muy especial en el que se están exponiendo visiones o perspectivas diferentes de la realidad actual de pobreza y exclusión en torno a la Misericordia, clave de este año.

En la segunda jornada, junto a Miguel Ángel Vázquez, coordinador general de «Por un mundo más justo», han estado presentes Antonio López, delegado episcopal de Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez y Mari Carmen López, coordinadora de la zona de sierra de Cáritas Diocesana.

Antonio López ha abierto el acto agradeciendo a los asistentes su presencia y Mari Carmen López, en la presentación del conferenciante de la tarde, nos adelantaba que «cree en otra estructura sobre la que se cimente el mundo».

De hecho, para comenzar su intervención, Miguel Ángel ha querido explicar qué es el partido «Por un mundo más justo» y lo que, según sus palabras lo hace especial, afirmando que «busca erradicar las causas de la pobreza desde la política y nos centramos en temas de migraciones, de cooperación al desarrollo y en luchar por derechos de otros y otras que difícilmente pueden hacerlo». A continuación explicaba el por qué de su incursión en la política recurriendo para ello a un video de Pepe Mujica en la conferencia de Rio+20. Acto seguido afirmaba que «nos han vendido un modelo político en el que no se puede hablar de cosas como la felicidad humana, la familia, los hijos… o incluso el amor» y añadía que precisamente ello fue lo que le llevó a comenzar en este camino, ya que «me parecía muy revolucionario hablar del amor y no debe ser una tontería cuando los griegos, que inventaron la democracia, ya hablaban del amor y la felicidad como base de la política».

A continuación ponía sobre la mesa la existencia de dos grupos en política: formal e informal. Después añadía que «en el primero están los partidos políticos pero en la informal se encuentran los movimientos sociales, las ONG, los sindicatos, los ciudadanos organizados o no…» y hacía hincapié en que «todos somos políticos desde el ámbito en el que estemos y cada ciudadano puede ser político también en sus decisiones del día a día».

Continuando con el tema, volvía a las primeras definiciones de la política como «aquello destinado a procurar la felicidad de los habitantes de la polis» y añadía que «es lo que hoy podríamos llamar también, como decía el Papa Francisco, procurar el bien común, el de todos, no sólo el mío».

En este punto de su intervención, planteaba que «la misericordia desde el plano político tiene que significar el sentir con las victimas» y añadía que «esa misericordia implica dos acciones fundamentales: la compasión como el sentir empatía hacia el otro pero teniendo en cuenta que esa compasión tiene que llevarnos a interactuar con esa realidad que nos duele, a intentar ayudar, a implicarnos».

Vázquez recordaba momentos de su aprendizaje vital de la misericordia y afirmaba que «cuando uno tiene compasión de verdad, comparte su dolor, se mete en el dolor del otro para aliviarle…» ante lo que planteaba a los asistentes que «¿alguien cree que de todos los políticos que han tomado las últimas decisiones con respecto a las personas refugiados alguno ha sido misericordiosas?». Ante la negativa del auditorio, afirmaba que «muchos políticos no son capaces de empatizar con el dolor y es muy preocupante».

Ante la situación actual, volvía a incidir en que «ante ello es necesario luchar por un justicia social verdadera y practicar esa misericordia» ya que, afirmaba rotundamente que «somos la primera generación de la historia que puede acabar con la pobreza y la última que puede detener el cambio climático y eso es una gran responsabilidad».

Por último, haciendo referencia al politólogo Robert Dahl explicaba «estamos en el tercer cambio sistémico de la humanidad en el que las barreras de la nación estado se han roto, las decisiones importantes ya no se toman en los países y vivimos un mundo estado, muy pocos toman decisiones por muchos» y añadía que «lo preocupante es que están tomando la delantera organizaciones no democráticas en esa toma de decisiones».

Ponía el punto final planteando si existe o no una nueva política y explicaba que «de existir esa nueva política hay retos como el de no tomar el poder, sino el servicio, que los partidos no compitan sino que compartan para construir, evitar la oposición y buscar un bien común, así como atreverse a darle la vuelta a todo y tener claro que el enfoque está siempre en que la mayor denuncia es comunicar la esperanza».

Mañana, jueves 14 de abril, para cerrar este ciclo, intervendrá Imanol Zubero, profesor titular de Sociología de la Universidad del País Vasco, que profundizará en «La Misericordia y su visión desde lo Social».

Contenido relacionado

Enlaces de interés