La Delegación de Enseñanza de Asidonia-Jerez celebra su XV Encuentro Anual de Profesores de Religión

Diócesis de Asidonia-Jerezhttps://wp.diocesisdejerez.org/
La diócesis de Asidonia-Jerez, conocida también simplemente por diócesis de Jerez, ​ es una jurisdicción de la Iglesia católica de España que comprende el norte de la provincia de Cádiz, tomando como límite y frontera natural el curso del río Guadalete.

Los 169 docentes que imparten la materia en los centros públicos de la Diócesis así como los que ejercen en centros privados son convocados con la nueva Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa como centro de atención.

La Delegación Diocesana de Enseñanza organiza su encuentro anual de profesores de religión que este año alcanza su décimo quinta edición y que, certificado por el Centro de Profesorado de Cádiz, tiene lugar hoy en la Casa de la Iglesia (Arroyo nº 50).

El plato fuerte del encuentro, que comenzará con una oración y la presentación por parte del delegado diocesano Juan Ortega, será la intervención de Carlos Esteban Garcés, responsable del departamento de formación del profesorado de religión de la Delegación Episcopal de Enseñanza de Madrid, director del Área de Ciencias de la Religión del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle, adscrito a la Universidad Autónoma de Madrid y director de la revista profesional de los profesores de Religión ‘Religión y Escuela’ que edita PPC-SM.

‘La enseñanza de la Religión en la LOMCE y su nuevo currículo’ es el título de la ponencia prevista, donde incidirá en el nuevo tratamiento de la asignatura en dicha ley y realizará una breve introducción al nuevo currículo de religión católica aprobado por la Conferencia Episcopal Española. Colaboran en la realización del encuentro las editoriales SM, Santillana, Anaya, Casals, Guadiel-Edebé y Edelvives.

8 de cada 10 alumnos

La Delegación Diocesana de Enseñanza ha elaborado el informe anual sobre el número de alumnos que reciben formación religiosa y moral en la escuela. Los datos han sido recabados en colegios e institutos de toda la Diócesis. En el curso 2013-2014, la enseñanza religiosa y moral católica es una vez más la opción mayoritaria, escogida voluntariamente por casi 8 de cada 10 alumnos. En la actualidad cursan la asignatura 70.749 alumnos sobre un total de 91.382, lo que representa un 77,42 %, manteniendo prácticamente el mismo porcentaje del curso pasado y más de 12 puntos por encima del porcentaje nacional.

Por tipos de centros, el porcentaje de alumnos que cursan religión en la Escuela Católica es del 97,95 %. En los de titularidad estatal, la media porcentual entre todas las etapas es del 72,03 % y en los de iniciativa social civil, la media se sitúa en el 74,70 %. Los datos, un año más, son especialmente significativos si tenemos en cuenta las dificultades a las que debe enfrentarse en su entorno la enseñanza de esta asignatura, sobre todo su tratamiento como si fuera una materia marginal y un peso añadido a la carga curricular.

La Nota de la Comisión Episcopal de Enseñanza para este año 2014 señala que «es necesario recordar el papel significativo de la enseñanza escolar de la religión católica; es, ante todo, un ejercicio de la libertad religiosa y del derecho a la educación de los padres y de los alumnos según convicciones religiosas, basada en una concepción antropológica abierta a la dimensión transcendente del hombre y la mujer. Unida a una formación doctrinal y moral, la enseñanza escolar de la religión católica favorece también el desarrollo de la responsabilidad personal y social así como de las demás virtudes cívicas para el bien común de la sociedad».

Además, «los Obispos de la Comisión piden una vez más que la enseñanza religiosa, como derecho fundamental de los padres y de los alumnos, sea una asignatura equiparable a las fundamentales, de oferta obligatoria para los centros y voluntaria para los alumnos, y que el hecho de recibir o no recibir esta enseñanza no suponga discriminación académica alguna en la actividad escolar.

Porque «la presencia de la enseñanza religiosa católica sólo se garantiza si ésta se equipara al resto de las áreas fundamentales y si la normativa que se establezca no crea discriminación alguna en la actividad escolar. Tanto el mandato constitucional (Art. 27,3) como el tratado internacional entre el Estado y la Santa Sede de 3 de enero de 1979, constituyen normas de obligado cumplimiento por referirse al ejercicio de un derecho fundamental».

Contenido relacionado

Enlaces de interés