José Antonio Zamora cierra la VIII Semana de la Pobreza de Cáritas Diocesana

Diócesis de Asidonia-Jerezhttps://wp.diocesisdejerez.org/
La diócesis de Asidonia-Jerez, conocida también simplemente por diócesis de Jerez, ​ es una jurisdicción de la Iglesia católica de España que comprende el norte de la provincia de Cádiz, tomando como límite y frontera natural el curso del río Guadalete.

Hoy ha concluido la VIII Semana de la Pobreza de Cáritas Diocesana de Asidonia- Jerez y el encargado de cerrar este ciclo de ponencias ha sido José Antonio Zamora que ha planteado la importancia de «actuar desde una esperanza activa y caminar hacia un cambio de modelo, en el que se critiquen los valores dominantes y se propongan valores alternativos».

En esta octava edición, Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez, ha enmarcado la Semana de la Pobreza con el título «mirar, conocer y actuar». En esta última jornada han estado presentes Francisco Domouso, director de Cáritas Diocesana de Asidonia- Jerez y José Antonio Zamora, jefe del Dpto. de Filosofía teórica y práctica del CSIC.

En la presentación, Francisco Domouso ha anticipado algunas de las ideas que luego Zamora desarrollaría, afirmando que «todo parece indicar que no estamos ante una crisis más, sino ante una conjunción de varias crisis: de acumulación, social y ecológica… es decir, una crisis de civilización que exige un planteamiento radical». Asimismo, Domouso agradecía a los asistentes su presencia en estos días y les animaba a estar presentes en la novena edición el próximo año.

Por su parte, José Antonio Zamora, tras la reflexión de los días anteriores en los que nos hemos parado a MIRAR y CONOCER la realidad, ha planteado la necesidad de «ACTUAR desde una esperanza activa». Y ha tomado como punto de partida «el horizonte de la crisis» para entender desde ahí «los procesos sociales que están en marcha y los previsibles en el futuro».

Y en este punto planteaba la pregunta de «¿ante qué crisis estamos ahora?», a lo que añadía que «parece que todo funcionaba muy bien y de pronto se produce un desequilibrio que hay que reajustar, ya que, tras treinta años de políticas neoliberales que han conducido a la economía en una dirección, parece que la crisis viene de fuera». Y ante ello, afirmaba rotundamente que «estamos ante una crisis que no es meramente económica, estamos ante una crisis civilizatoria y eso nos obliga a un replanteamiento, tenemos que cambiar completamente de mentalidad ya que el crecimiento infinito se acabó».

Asimismo afirmaba que «el problema es que no podemos relanzar la economía, aunque dicen que la salida está en el crecimiento». De este modo, añadía que «va a ser muy difícil que el sistema capitalista tras la tercera revolución industrial vuelva a las tasas de crecimiento, de productividad… que tuvimos en los años cincuenta o sesenta y por eso no basta con plantear un problema de reparto, ya que con esta crisis los ricos se han enriquecido todavía más y los pobres han sido expoliados». Además planteaba que «si creciésemos económicamente nos estaríamos enfrentando a los límites ecológicos y a la crisis energética, nos estamos comiendo el planeta».

Por ello, animaba a que «tenemos que empezar a pensar en una alternativa radical a este sistema, que algunos la están pensando como un sistema de democracia económica, dar la vuelta a lo que ha sido el principio fundamental capitalista», y así «volver a poner a la persona en el centro» y también «crear una forma diferente de organizar la producción, el consumo, el trabajo, la financiación de nuestra actividad económica».

Y así, motivaba a «empezar a pasar de este sistema a otro diferente con experiencias nuevas de economía solidaria, social, no centradas en el lucro… ya que ahí es donde las entidades sociales tienen que poner su mirada para escapar de la trampa que nos pone la crisis de quedar absorbidos por la beneficencia».

También ha reflexionado sobre valores que deben cambiar, destacando que «se nos han invertido los fines y los medios, pensamos que más es mejor o que el único criterio que vale es la rentabilidad». Ante ello, destacaba que «es necesario fomentar un sentimiento de compartir lo común, de ver al otro como un hermano, así como descubrir que la cooperación da mejor resultados que la competitividad o conceder prioridad a los fines sobre los medios», entre otros ejemplos para este cambio.

Contenido relacionado

Enlaces de interés