Flashmob por la campaña personas sin hogar 2017

Diócesis de Asidonia-Jerezhttps://wp.diocesisdejerez.org/
La diócesis de Asidonia-Jerez, conocida también simplemente por diócesis de Jerez, ​ es una jurisdicción de la Iglesia católica de España que comprende el norte de la provincia de Cádiz, tomando como límite y frontera natural el curso del río Guadalete.

Con motivo de la Campaña de Personas Sin Hogar 2017, se ha representado hoy un flashmob para reclamar dignidad y derechos para las personas que no tienen un hogar y ni siquiera un techo. Numerosas ciudades de todo el país se han unido en este acto de denuncia que se celebra en el marco del Día de las Persona sin Hogar, que este año se conmemora el 26 de noviembre.

Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez ha representado un año más un flashmob, en esta ocasión, en la plaza San Lucas, para dar visibilidad a los objetivos del Día de las Personas Sin Hogar, que se celebra el domingo 26 de noviembre bajo el lema “Somos personas, tenemos derechos. Nadie Sin Hogar». En esta edición, la Campaña lanza un mensaje que insiste en reclamar con fuerza los derechos de las personas sin hogar que a menudo se ven vulnerados.

Han estado presentes los participantes, tanto de Centro de Día “El Salvador” como del Proyecto Insertarte de Cáritas Diocesana, y un gran número de alumnos del Grado Superior de Integración Social del IES Santa Isabel de Hungría y del colegio San Juan Bosco de Jerez, así como de diferentes instituciones y recursos de la ciudad que trabajan por las personas sin hogar y que forman parte de la Red de Integración Social de Jerez. Dicho gesto ha consistido en un momento de silencio en el que con caretas blancas se ha representado lo invisible que a menudo son las personas que viven en la calle para el resto de la ciudadanía.

Tras finalizar dicho momento de silencio, dos participantes de Centro de Día “El Salvador”, Pedro e Inma, han leído el siguiente manifiesto:

“SOMOS PERSONAS, TENEMOS DERECHOS.NADIE SIN HOGAR”

Somos ciudadanos, seres humanos; hombres y mujeres, nacionales y extranjeros procedentes de diversas partes del mundo (África, Europa, América…).
Somos padres y madres, hijos e hijas, hermanos y hermanas, también amigos de nuestros amigos; estamos casados, solteros/as, divorciados/os y algunos/as viudos/ as… no siempre estamos solos.
Somos inquilinos, chabolistas, usuarios de albergues, de pensiones, de cajero automáticos, de los bancos de parques y calle. A veces sin techo, pero siempre sin hogar.
Algunos tenemos enfermedades como la salud mental, algunos sufrimos adicciones, pero la mayoría gozamos de buena salud.
Somos trabajadores, también sufrimos el paro y la precariedad laboral, pero también somos responsables y con ganas de trabajar.
Somos aficionados a la música, al deporte, al cine, a los museos, tenemos hobbys; también nos gusta charlas con los amigos, la literatura, nos gusta quejarnos como a todos y también la siesta. Cada uno tiene sus intereses.
Somos profesores, algún médico y arquitecto, camareros, albañiles, limpiadores…Muchos tenemos formación y otros no, pero todos aportamos.
NO SOMOS mendigos, vagabundo, carrilanos, pedigüeños, indigentes, vagos, viciosos, vividores, borrachos o yonkis. No somos sucios guarros, aprovechados, gorrones, subvencionados, violentos o gente deshonesta.
TENEMOS como todos y todas DERECHOS, derecho a la vida, a la libertad, a ser persona.
Tenemos derecho a ir a los hospitales y centros médicos y a ser atendidos como otra persona más, sin menoscabo de nuestra dignidad por estar en situación de calle.
Tenemos derecho a un trabajo digno y a la protección social, que nos permita vivir cuando vengan “mal dadas”.
Tenemos derecho al asilo y acceder a los servicios, trabajo y recursos como un ciudadano más.
Tenemos derecho a un hogar, donde podamos sentirnos seguros, atender a nuestra familia y protegerlos.
Tenemos el derecho de acceder a los derechos económicos, sociales y culturales como cualquier ciudadano más.
Por lo tanto PEDIMOS a las administraciones los recursos necesarios y adecuados para poder iniciar una nueva vida y poder salir de esta situación.
PEDIMOS la visualización de esta problemática, de tal manera que sensibilice a la sociedad y que esta no nos ESTIGMATICE.
PEDIMOS a los centros que se adapten a las personas que están en situación de calle, para poder iniciar un proceso de inclusión y no solo gestione nuestra pobreza.
Pero nosotros también nos COMPREMETEMOS, NOS COMPROMETEMOS a participar en nuestros centros de referencia, a dar los pasos necesarios para salir de esta situación de calle, a aportar nuestras experiencias a la sociedad para que no se vuelvan a cometer estos errores, a visualizar nuestra situación a la sociedad para que no nos estigmaticen, a ayudar a otros a salir de la calle, nos comprometemos a ninguna persona se sienta sin hogar.
NOS COMPROMETEMOS A QUE NO HAYA NINGUNA PERSONA SIN HOGAR

Este manifiesto ha salido de distintas asambleas realizadas con personas que están en el Centro de Día de Cáritas Madrid “CEDIA 24h”. En estas asambleas, han participado al menos 25 personas en cada una, habiendo variaciones de personas de una reunión a otra, lo que ha permitido enriquecer este documento con un mayor número de aportaciones.

Contenido relacionado

Enlaces de interés