«UN GITANO EN EL CIELO»: La parroquia de Santa María de Belén celebra al Beato Ceferino

Diócesis de Almería
Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Con un sencillo video en el que hablan parientes y personas relacionadas con el Beato Ceferino Giménez Maya, comenzamos el miércoles, 4 de mayo, la celebración de este Beato Gitano en la Parroquia de Santa María de Belén de Almería.

La Parroquia de Santa María de Belén, integrada en su mayoría por el colectivo gitano con la problemática que ello supone, ha querido este año iniciar una actividad pastoral que desea prolongarla en el tiempo y de la que espera «frutos pastorales» en lo sucesivo. Como bien se sabe, el mundo gitano ha sido invadido, desde hace varias décadas, por la realidad del «culto». A ello ha contribuido una prolongada desatención pastoral al no contar con un Párroco propio y depender de la Parroquia de san Roque.

La celebración tuvo una primera parte, de las 18,15 a las 18,45 h. en la que se comentó a los asistentes, unas sesenta o setenta personas, una breve reseña del beato seguida del video «Un gitano en el cielo». A continuación celebramos la Eucarística muy participada y en la que tuvo especial importancia la presencia y canto del coro de «Las Gaviotas». Finalizada la misma pasamos a tomar un sencillo «piscolabis» en la casa parroquial.

El beato Ceferino tiene la particularidad de que es el único gitano en la Historia de la Iglesia que ha llegado a los altares. Dio su vida en Barbastro (Huesca) el 8 de agosto de 1936. Fue beatificado por san Juan Pablo II el 4 de mayo de 1997. El Papa decía en la homilía de beatificación lo siguiente:

«La frecuente participación en la santa misa, la devoción a la Virgen María con el rezo del rosario, la pertenencia a diversas asociaciones católicas le ayudaron a amar a Dios y al prójimo con entereza. Así, aun a riesgo de la propia vida, no dudó en defender a un sacerdote que iba a ser arrestado, por lo que le llevaron a la cárcel, donde no abandonó nunca la oración, siendo después fusilado mientras estrechaba el rosario en sus manos. El beato Ceferino Giménez Malla supo sembrar concordia y solidaridad entre los suyos, mediando también en los conflictos que a veces empañan las relaciones entre payos y gitanos, demostrando que la caridad de Cristo no conoce límites de razas ni culturas. Hoy «el Pelé» intercede por todos ante el Padre común, y la Iglesia lo propone como modelo a seguir y muestra significativa de la universal vocación a la santidad, especialmente para los gitanos, que tienen con él estrechos vínculos culturales y étnicos.»

Pedimos al beato Ceferino que nos ilumine y ayude a encontrar caminos para llegar a los gitanos de nuestra Parroquia, a sus familias y a sus numerosas necesidades.

Juan-Cruz Perea Armentia, SM

Contenido relacionado

SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD, por Ramón Carlos Rodríguez García

Lecturas: Dt 4, 32-34. 39-40. El Señor es el único Dios...

Casi 600.000 alumnos se matriculan en clase de religión en Andalucía

Nos encontramos en plena campaña de matriculación escolar de nuestros niños,...

Enlaces de interés