QUE LE DIRÍA A MI YO CON 18 AÑOS

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Hoy os propongo un reto. Escribir qué le diríamos a nuestro yo con 18 años. Será un ejercicio útil para saber cómo hemos evolucionado, cómo hemos crecido personal y espiritualmente. Sin nostalgias, sin arrepentimientos, simplemente decirle lo que has ido aprendiendo en el camino de la vida. Cada uno tendrá que hacer su carta personal e intransferible. Yo voy con la mía:

“Libérate de la imagen y la opinión de los demás”. Si, Ramón. Has gastado demasiadas energías en contentar a los demás, en ser un “chico bueno”, en hacer lo que esperaban de ti. Sé tu mismo, busca lo más auténtico que hay en tí. Si hablan, allá ellos.

“Vas a ser capaz”. Sé que es fácil decirlo a toro pasado. Pero vas a conseguir muchas de tus metas y superar muchos retos. Vales mucho. Confía en tus posibilidades. No seas tan inseguro, porque, al final, con la ayuda del Jefe y la compañía de tu gente vas a ser un “tipo interesante” y vas a descubrir lo apasionante que es la vida vivida con hondura y servicio.

“Admira a tus padres”. Aunque ahora los veas como una rémora y que no te entienden son tu mayor apoyo y tu mejor guía. Hacen lo que pueden y lo que saben. Y todo por amor a sus hijos. Cuídales, quiérelos con su defectos y manías. Un día los perderás y te darás cuenta de lo “bonicos” que eran.

“Aprende a decir las cosas”. Se puede decir que no y no pasa nada. Lo que no te gusta se puede decir de una manera tranquila, pero es importante decirlo. Pero también expresa lo que te gusta, las cosas bonitas de las otras personas. Atrévete a expresar aquel sentimiento que te guardaste en el cajón. La comunicación es sanadora. Cura heridas y permite expresar aquello que tienes guardado demasiado adentro.

“No te obsesiones con el éxito, con los títulos, con los triunfos”. Descubrirás que esos logros son efímeros y que el verdadero “éxito” radica en otras claves, en una manera de vivir y de ser. Que, después de todo, solo quedan las personas que amaste y que te amaron, aquellas pequeñas cosas que pudiste hacer para construir un mundo más bonito, las risas y los llantos compartidos… y DIOS, después de todo, Jesús MI REY.

Ahora te toca a ti rellenar esta carta. Seguro que descubrirás que, cuando van pasando los años, va quedando lo esencial y te hastía la careta. Que algunas de las cosas en las que habíamos puesto tanto empeño son efímeras y están vacías. Que merece la pena luchar por cosas pequeñas, pero que alegren el mundo y a la gente de tu alrededor. Que cuando los años se van echando encima, más vas soltando para dejarte llevar por el Dios de la vida, el Padre de la ternura, el que siempre estuvo ahí animando y sanando.

Ramón Bogas Crespo

Director de la oficina de comunicación del obispado de Almería

[embedded content]

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

BREVE MANUAL PARA INDECISOS

Cuánto nos cuesta decidir a los indecisos. Si ya es difícil...

La parroquia de Vera apuesta por la Vida

Como cada año la parroquia de Vera se...

Enlaces de interés