La Virgen de Gádor culmina su bajada cuaresmal a Berja

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Este domingo pasado culminaron los cultos que la ciudad de Berja ha celebrado, desde el pasado día 16 d marzo, en honor a la Santísima Virgen de Gádor. Esta Bajada de la Patrona al pueblo virgitano, desde su ermita, tiene su origen en el voto perpetuo realizado por la población en 1651, con motivo de una sequía, y desde aquellas remotas fechas se ha venido sucediendo año tras año, convirtiendo a la Virgen en una auténtica misionera que prepara a los vecinos de Berja para la Pascua de su Hijo.

El programa de cultos ha estado muy apretado, sucediéndose multitud de actos a lo largo de estos quince días. La Bajada, en una tarde primaveral, resultó multitudinaria, sucediéndose gran cantidad de altares y tracas a lo largo del recorrido desde el santuario. Ya en la parroquia, ante el altar de la Virgen han desfilado desde la Adoración Nocturna, a los niños de la localidad, pasando por los ancianos de la residencia y del centro de día de mayores. Se han realizado también diversos actos extraordinarios, como el estreno de la melodía del himno a la Virgen de Gádor, grabado en el campanario de Gante (Bélgica), que desde el pasado día 22 suena cada mañana a las doce invitando a los virgitanos al rezo del ángelus. Así mismo se han bendecido en estos días las imágenes que el paso de la Virgen porta en las capillas de sus ángulos (San Francisco de Paula; la Beata Josefa Ruano; y dos ángeles).

La procesión de la Virgen por la ciudad el pasado domingo, junto a la imagen de San Tesifón, recuperó el horario de antaño, desfilando tras la misa de las 11:00h. La patrona lució un precioso exhorno floral integrado por los cientos de gladiolos que los devotos le ofrendaron el día anterior y varios cientos de rosas de distintos colores que dieron un toque alegre y primaveral al engalanamiento del trono, portado por 44 horquilleros vestidos de riguroso traje negro. El traslado de la procesión a la mañana permitió que la ciudad viviese una jornada festiva que llenó de bullicio el centro de la población hasta bien caída la tarde. Las bandas municipal y de Cornetas y Tambores «Clavos de Cristo» pusieron el acompañamiento melódico a la solemne procesión de alabanza.

Varias decenas de niños pequeños fueron presentados a la Virgen para consagrárselos e implorar su protección sobre ellos. También se representó un precioso auto sacramental relatando el milagro de la curación del niño ciego de Benejí, acaecida el 22 de marzo de 1856. Durante toda la semana, acompasados con la novena, se han venido desarrollando también los ejercicios espirituales, dirigidos por el profesor de la Universidad Pontificia de Salamanca fray José Barrado.

Este domingo culminaron estas fiestas religiosas con la subida a la ermita de la Virgen, que tuvo lugar tras la Eucaristía de las seis de la tarde. Sólo habrá que esperar seis meses para volver a tener a la patrona en el pueblo, puesto que el 31 de agosto volverá a bajar para celebrar su fiesta principal, el día 8 de septiembre.

Contenido relacionado

D. Antonio celebra a Santa Clara de Asís junto a las Clarisas de la...

Cada 11 de agosto, la Iglesia Católica celebra a Santa Clara...

El Cardenal López Romero presidió el XXXIV aniversario de coronación de la pequeñica

Visita cardenalicia al santuario del Saliente Mientras las suaves tonalidades del atardecer...

Enlaces de interés