La Misión joven Rural “ha superado todas las expectativas iniciales. El Espíritu, una vez más, nos ha sorprendido”

Diócesis de Almería
Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

“Tenemos que intentar hacer alguna actividad en nuestras Parroquias para que los jóvenes reaviven su encuentro personal con Dios…. Necesitamos que los jóvenes de nuestros pueblos entiendan que la Iglesia es su casa”. Con este diálogo entre diversos jóvenes de las Parroquias de Fines, Partaloa y Olula del Río con el párroco de las mismas se empezó́ a fraguar la misión evangelizadora que se ha desarrollado en estos municipios del Arciprestazgo del Almanzora el primer fin de semana de mayo. Días después de su conclusión el comentario entre los miembros de estas Parroquias es unánime: “Se han superado todas las expectativas iniciales…, el Espíritu Santo, una vez más, nos ha sorprendido”. Si no, sería una utopía pensar que lo que empezó en una reunión distendida entre feligreses de estas comunidades parroquiales terminase albergando a más de 50 jóvenes que, de procedencia muy diversa, residen actualmente en nuestra geografía diocesana. De hecho, si bien se trataba de una actividad de ámbito parroquial, como tantas que admirablemente se desarrollan por medio de las Parroquias, Movimientos y Asociaciones cristianas de nuestra Diócesis de Almería, se vio la necesidad de facilitar la inscripción al evento de todo aquel que desease participar.

Con el lema “la alegría es misionera” el viernes 3 de mayo tenía lugar la acogida en Fines de los jóvenes que, insertados principalmente en la pastoral universitaria de nuestra Diócesis de Almería, acudían generosamente a la invitación que habían recibido a través de los grupos juveniles de estos pueblos, ofreciendo así un claro testimonio de comunión eclesial. Los feligreses de estos pueblos quedaban así profundamente agradecidos y sorprendidos por la asistencia de tantos misioneros jóvenes a esta misión de ámbito parroquial. Y, como no podía ser de otra forma, todos en familia comenzaban encomendando los frutos de esta misión a Dios en una significativa adoración eucarística.

Imposible resumir todo lo realizado en la frenética jornada evangelizadora del día 4 de mayo, en la que, de una forma dinámica y divertida, se acercó la Fe, principalmente, a los niños y jóvenes de estas 3 Parroquias almerienses. Sin embargo, aquellos feligreses que se encontraban en sus casas también pudieron recibir la visita de este nutrido grupo de discípulos que, con la alegría del que entrega la vida al servicio de los demás, derrochaban amor de Dios en sus obras y palabras. Al caer la tarde, ya con Jesús sacramentado en la custodia, los jóvenes misioneros guiaron a los asistentes en una emotiva oración caracterizada por el uso de diversos cantos y música cristiana. Sin duda, un día lleno de espíritu fraterno que tuvo su perfecto broche de oro con un concierto donde se pudo compartir todo lo vivido en un ambiente que reflejaba la alegría propia del que “pierde su vida” por el Reino de Dios.

Concluía este apasionante encuentro misionero con la Misa del domingo 5 de mayo en un abarrotado Templo Parroquial dedicado a la Virgen del Rosario, que tuvo a bien presidir nuestro Obispo D. Antonio. En su homilía invitó a los miembros de estas Parroquias a cuidar como un tesoro la semilla del Evangelio que habían recibido durante estos días, al tiempo que exhortaba al compromiso evangelizador de todos los participantes en beneficio de toda la Diócesis de Almería.

Sin duda un encuentro donde el Espíritu Santo ha unido eclesial y socialmente a todos los hijos de estos pueblos, pues cabe destacar la generosidad tanto de los feligreses como de las instituciones sociales y civiles de estas comunidades para que todo saliera perfectamente, como así ha sido. Y es que antes de marchar, los misioneros han destacado lo bien que han sido atendidos en sus necesidades, tanto en lo referente al hospedaje, la comida, el buen trato de la gente…. En definitiva, se han sentido como en casa, con un profundo agradecimiento que les hacía plantearse la posibilidad de regresar para revivir una experiencia que, sin lugar a género de dudas, quedará para siempre grabada en los corazones de todos los que han tenido el privilegio de asistir.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

25-28 JULIO : Festival de música católica y para toda la familia

Un año más, la asociación «Laudato SI», organiza el Multifestival Laudato...

NO ME COMPARES, QUE SIEMPRE SALGO PERDIENDO, por Ramón Bogas Crespo

“Mira tu prima Encarni que estudiosa es”, “Fíjate en tu compañero...

El Alto Andarax se llena de Espíritu Santo

El domingo, 16 de junio, la zona del...

Enlaces de interés