Entrevista a Eduardo Alberto Henríquez, futuro sacerdote: “Es una bendición estar de lleno con la gente para crecer en lo pastoral, en la fe… Al final la gente nos educa”

Diócesis de Almería
Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Gota a gota, paso a paso, el Seminario de Almería va dándonos muchas alegrías. El pasado 16 de diciembre se ordenaba el sacerdote Jesús Rico y el próximo 16 de marzo, cuatro meses después, nuestra Catedral va a acoger la ordenación de Eduardo Alberto Henríquez Osorio. Hemos querido conocerlo un poco mejor

Ya eres parte hace unos años de nuestro Seminario. Por si alguien no te conoce, ¿quién es Eduardo Alberto Henríquez?

Bueno, Eduardo es un joven. Bueno, ya no sé si tan joven (ríe), porque van pasando los años. Soy natural de Panamá, tengo 28 años. Estoy viviendo mi pastoral como diácono en la zona de la Alpujarra, en los pueblos del Alto Andarax. Ahora me siento con mucha alegría en vísperas de esta próxima ordenación, si Dios quiere.

Cuéntanos qué tal la experiencia en el Seminario, en Murcia y cómo te estás encontrando en esas “prácticas” en la Alpujarra almeriense.

 Bueno, desde el día 1 que llegué a esta tierra almeriense me he sentido como uno más. La acogida tanto de los hermanos sacerdotes, del obispo, de los compañeros del Seminario y de la gente de las comunidades por donde he pasado, ha sido muy cálida. Es decir, desde el primer momento me he sentido como un almeriense más. Y así lo puedo decir. El paso por el Seminario ha sido una experiencia de crisol, pero también con muchas experiencias buenas. Como sabéis, nuestro seminario ha tenido unos cambios en los últimos años. Murcia ha sido una experiencia positiva, porque hemos podido conocer una realidad distinta, una comunidad mucho más amplia. Cuando llegamos a ese primer curso en Murcia, éramos aproximadamente cuarenta y tantos seminaristas. Pasar de diez seminaristas a cuarenta se nota, es otra cosa

Y luego, también tuvimos una experiencia nueva, que fue meternos de lleno en la pastoral del fin de semana, algo muy novedoso para nosotros, porque en los últimos años no lo habíamos experimentado. Creo que esto ha sido de gran bendición, estar de lleno con la gente para crecer, en lo pastoral, en la fe… y al final la gente nos educa, son también como formadores.

Dicen que existe vocación dentro de la vocación. Las tuya son los jóvenes y la pastoral vocacional. Hueso duro, ¿no podías elegir algo más fácil?

Yo también lo digo (vuelve a reír). Hemos estado trabajando en estos últimos años en ese ámbito. Y guiados por el obispo y los que están a la cabeza, me han pedido un poquito también colaborar en la pastoral vocacional. En este camino uno va conociendo también cómo Dios va actuando en la vida de las personas. Y la verdad es que la experiencia está siendo una experiencia bonita.

También aprovecho para deciros que no dejéis de rezar. Nuestra diócesis está tan necesitada de vocaciones y vuestra oración es acuciante para ello. Y con los jóvenes pues ahí estamos también colaborando con Hakuna, con los grupos de la parroquia, intentando ver también si animamos, acompañando. No dejan de sorprenderte cuántos jóvenes, aunque no sean tan numerosos, dispuestos a seguir al Señor y yo la verdad es que a veces me dan unas lecciones… Es sobrecogedor. Ver jóvenes que tengan un deseo de amar a Dios en su vida y de tenerlo. Y eso creo que es una satisfacción también tanto personal, pero también en tu vida de ministerio.

Las parejas jóvenes que se casan (y también los sacerdotes recién ordenados) tienen muchos sueños, muchos proyectos. Cuando cierras los ojos, ¿cómo te ves en el futuro? ¿Cómo será tu modelo de sacerdote?

Lo principal es vivir con ilusión estos pasos que estoy dando. No sé dónde me llevará el señor, pero intentaré vivir con disponibilidad tanto a los obispos, a los vicarios, para responder con fidelidad a lo que nos pidan y ahí donde el Señor nos lleve. A veces, no sabemos dónde van a parar nuestros huesos, pero yo creo que el Señor tiene preparado cosas maravillosas y basta tener un corazón disponible para lo que Él nos pida.

En mi parroquia de San Luis tengo el gustazo de tener una viva comunidad latina que vive con mucha pasión su fe. ¿Qué puede aportar lo latino a nuestra iglesia europea? ¿Qué color especial tiene?

Yo creo que la pluriculturalidad es una riqueza, ¿no? Hoy en día, gracias a Dios, cada vez estamos más conectados. Yo que vengo de una realidad latinoamericana, particularmente la de Panamá, creo que podemos enriquecernos mutuamente. Sabéis que los latinos tenemos cierta sensibilidad más emocional, más afectiva en algunos aspectos, sobre todo en el aspecto de la vida de oración. Y yo creo que esto puede enriquecernos y ayudarnos. Y también a rejuvenecer en cierta manera las comunidades..

Todo preparado supongo para la ordenación, para tu primera misa en Vélez Rubio. ¿Qué y quién te hace especial ilusión que te acompañe en estos días tan especiales?

Bueno, la verdad es que sabéis que no es tan fácil venir de tan lejos. Panamá, son casi 12 horas de vuelo. Pero, gracias a Dios, mi madre estará acompañándome ese día y yo creo que no hay mayor regalo. También, posiblemente, algún familiar más se sume. Pero, bueno, con que esté ya mi madre, es uno de los mayores regalos. Las madres son cachitos de cielo que nos ha dejado el Señor para disfrutarlo y yo voy a poder hacerlo estos días. También la ilusión de los pueblos por donde he pasado: Adra, Vélez Rubio y la gente de la alpujarra que tan bien me han acogido en este tiempo que llevo ahí.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

4 MAYO: Peregrinación “hacia el Origen de Nuestra Fe” con motivo del V Centenario...

El próximo sábado 4 de mayo, tendrá lugar una jornada única...

El “primer anuncio” tema central de la Asamblea diocesana de Acción Católica General celebrada...

Unas cuarenta personas han participado en el Encuentro Diocesano...

Enlaces de interés