Encuentro Interdiocesano del movimiento Cursillos de Cristiandad

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Recientemente el Seminario-Casa de Espiritualidad «Reina y Señora» de Aguadulce acogió el Encuentro Interdiocesano del Movimiento Cursillos de Cristiandad de Andalucía. Contó con la asistencia del presidente de Cursillos de Almería, Juan Manuel Góngora Ramos, la Coordinadora Interdiocesana Andaluza, Inmaculada Luna, y el Consiliario Diocesano y Párroco de Roquetas de Mar, Antonio de Mata Cañizares.

También asistieron los componentes del Secretariado Diocesano almeriense y los Presidentes de Cursillos y miembros de sus Comunidades-Escuelas de las demás Diócesis andaluzas: Asidonia-Jerez, Cádiz-Ceuta, Córdoba, Guadix-Baza, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla.

El Obispo de Almería, Mons. Adolfo González Montes, al encontrarse en Roma para la beatificación de Pablo VI, remitió una emotiva carta a la asamblea de cursillistas allí reunidos, a la que dio lectura en su nombre el Vicario de Pastoral y Clero, Manuel Pozo Oller.

En su carta, el Prelado de Almería se dirigía a los participantes en este encuentro, recordándoles que «La evangelización es una tarea que nos afecta a todos los cristianos, es un compromiso compartido, aunque nos corresponde a los obispos y presbíteros una tarea propia. Estamos llamados muy en especial por los últimos papas, desde el nuevo beato Pablo VI, pasando por san Juan Pablo II a Benedicto XVI y Francisco, a llevar a cabo la «nueva evangelización» de nuestra sociedad. La nuestra es, en verdad, una sociedad tradicionalmente de raíces cristianas, pero padecemos una honda secularización de la vida, que deja al descubierto una carga fuerte de increencia práctica, de agnosticismo e indiferencia, comidos como hemos vivido durante décadas por el materialismo».

Sé que los cursillistas, apuntó el Obispo diocesano, «estáis trabajando en una honda evaluación de vuestra obra verdaderamente misionera y evangelizadora, que habéis hecho cuanto está en vuestras manos por no dejar caer un movimiento que tanto bien ha hecho a la Iglesia en España, desde donde se ha «exportado», digámoslo así, a otras latitudes y para ser compartido por otras Iglesias hermanas, que se han beneficiado de un método de evangelización acreditado, que ha dado y sigue dando sus frutos».

No os echéis atrás, concluyó el Prelado, «incorporad a las nuevas generaciones a vuestro movimiento y poned la confianza siempre en el Señor de la mies, recordando las palabras de san Pablo, porque, ciertamente, es como él nos dejó dicho: ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que hace crecer (1 Cor 3,7)».

Contenido relacionado

La parroquia de Santiago de la capital celebra a su titular con la visita...

El pasado domingo, la parroquia de Santiago celebraba al patrono de...

LA LUZ DEL SEPULCRO DEL APÓSTOL

Queridos diocesanos: La fiesta de Santiago en este año santo cobra una...

Enlaces de interés