AÚN QUEDAN TRENES POR LLEGAR

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Cuando nos ponemos melodramáticos, decimos eso de “hay trenes que pasan solo una vez en la vida”. Yo creo que es una exageración. Menos el tren de Almería, los trenes suelen pasar muchas veces por nuestra estación.  Todos tenemos esa sensación de haber perdido algún tren en nuestra vida: aquél décimo de lotería que pude comprar y tocó, ese piso que era un “chollo” y por pensármelo demasiado no compré, aquella persona que pudo ser el amor de tu vida (y no el callo que tengo a mi lado je, je).

Dejemos el pasado a un lado. Y como el agua pasada no mueve molino, hoy te ofrezco algunos consejos para no perder esas oportunidades que están por llegar. El primero es no tener miedo a equivocarse. Hay que lanzarse. Algunas veces se acierta y otras no. De hecho, equivocarse es algo muy humano y nos ayuda a aprender, a superarnos, a ser mejores personas. Si no acertaste, ya elegirás la opción adecuada en la siguiente oportunidad.

El segundo es arriesgaté. Correr riesgos es algo normal. Si no vamos a la estación, será imposible coger ese tren. No lo pienses tanto, porque como dicen en mi pueblo “uno se murió pensándoselo”. Hay que lanzarse. Lo haremos con cabeza, pero con la valentía del que sabe que solo saliendo de la “zona de confort” podrá conocer otros mundos, abrirse a otras realidades, disfrutar del sabor de la aventura. Por último, no te dejes influenciar por el qué dirán. ¿Qué pensarán de mi si hago esto? ¿Me aceptarán? Te voy a dar una mala noticia: hagas lo que hagas te van a criticar. Solo las personas que te quieren bien apoyarán esa decisión que tomaste (acertada o equivocada).

Estoy hablando de “oportunidades”, pero también quiero hablarte de LA OPORTUNIDAD. Esa que se juega en niveles más profundos y consiste en coger el tren de la vida con sentido. De vivir feliz, de apostar por el Reino de Dios. Algunas veces, el Maestro se pone serio y nos dice que tenemos que optar por su causa, por vivir según su evangelio, por reorientar la vida para no perderla. Esa oportunidad se nos ofrece cada día y sería una pena no aprovecharla. El resultado de esa opción es una vida más plena y llena de “Compañía”.

Hoy te pido, Señor, que estemos atentos a esos trenes que pasan por nuestra existencia. La vida nos ofrece, permanentemente, personas lindas con las que disfrutar el camino, viajes interesantes a lo más hondo de uno mismo, compromisos que te llenan por dentro…  Que sepa arriesgarme, dar el paso y decir que sí. Y si me equivoco o me critican, ya lo haré mejor la próxima vez porque aún quedan muchos trenes por llegar.

Ramón Bogas Crespo

Director de la oficina de comunicación del obispado de Almería

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés