La respuesta de Cáritas a los problemas de la infancia

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

España cuenta con un sistema de protección social a la infancia “débil”, a diferencia de la mayoría de los países de la Unión Europea. Y ante ello “debemos responder y posicionarnos”. Así opina Eva Torres, técnica de Proyectos de Infancia y Juventud de Cáritas Diocesana. Siendo conocedores de la realidad de pobreza infantil presente en España, donde más del 30 % de la población menor de 16 años está en riesgo de pobreza y exclusión social y siendo, además, Sevilla, una de las provincias andaluzas donde la población infantil es de mayor índice con respecto al resto, “nos sentimos llamados a dar respuesta en nuestros barrios y pueblos”.

La respuesta de Cáritas Diocesana se plasma en los trece proyectos que desarrollan sendas Cáritas parroquiales y a los que acompaña técnicamente.
En estos talleres se desarrollan distintas áreas que pretenden atender las necesidades y dificultades escolares de los menores por medio del apoyo escolar; trabajar la educación en valores y hábitos saludables a través de manualidades, charlas formativas o dinámicas grupales; espacios de huertos como acercamiento y cuidado de la naturaleza; oferta de ocio y tiempo libre saludable; y, sobre todo, trabajar de manera integral y con las familias “como responsables directos de la educación de sus hijos”.
Para lograr todo ello, los proyectos dirigidos a la infancia y juventud cuentan con la colaboración de casi 180 voluntarios. “En su mayoría, se tratan de personas jóvenes que están finalizando sus estudios universitarios, en edad laboral y con buenos deseos e ilusión de aportar su grano de arena en estas realidades. También, hay un nutrido grupo de personas jubiladas que, en su mayoría, han trabajado en el ámbito escolar o social (profesores, educadores, animadores socio-culturales, médicos, enfermeras…)”, explica Torres.
En cuanto a los menores atendidos, todos cumple un mismo perfil: niños y jóvenes cuyas edades oscilan entre los 5 y 18 años, que proceden de familias atendidas por las Cáritas parroquiales por encontrarse en riesgo de exclusión social y con escasos recursos económicos. “En muchos casos, son chicos que presentan necesidades educativas y requieren de apoyo escolar; la mayoría no tienen posibilidad de disfrute de vacaciones en periodo estival; y tienen las habilidades personales y sociales poco desarrolladas. Pese a ello se trata de niños con mucho potencial y con muchas ganas de explotar sus capacidades, alegres y llenos de afecto para dar, aunque son revoltosos casi todos y con mucha energía. Les encantan las manualidades, jugar, bailar, cantar y trabajar en el huerto”.
Además, desde Cáritas Diocesana, se inicia una relación de coordinación con los centros escolares de los menores atendidos, de cara a establecer líneas de actuación en pro de los niños. Por otro lado, “se realizan coordinaciones para fortalecer el tejido comunitario y en red con los Servicios Sociales municipales, hermandades, centros de salud y asociaciones del barrio”, concluye Eva Torres.
Reportaje publicado en el nº 186 de la revista diocesana ‘Iglesia en Sevilla’

Contenido relacionado

Mons. Asenjo visita las comunidades de vida contemplativa

El arzobispo emérito de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, está llevando...

Enlaces de interés