La Catedral acogerá el domingo la ordenación de un sacerdote y un diácono

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El Seminario de Sevilla despide el año 2020 con una doble buena noticia. Tal cual, la mención ya merece la pena, máxime si tenemos en cuenta que el domingo la Catedral acogerá la ceremonia de ordenación de dos seminaristas, uno como sacerdote y otro, alumno del Redemptoris Mater, que recibirá el orden del diaconado. Ellos se suman a las tandas de diáconos y presbíteros ordenados este año en la seo hispalense, lo cual supone un soplo de esperanza para el futuro de la Iglesia en Sevilla.

José Jindi Zhai, de nacionalidad china, se ha formado en el Seminario Mayor durante unos años en los que atisbaba la cita del domingo como un punto de inflexión en su vida: “Para mí es un reto, pero también es la meta de la vocación”. A dos días de la gran cita, hace una lectura profética del día elegido, el cuarto domingo del tiempo de Adviento: “Creo que es un signo para mí, ya que el Adviento es tiempo de preparar la venida del Señor, como yo ahora estoy preparando una Gracia tan grande de Dios”, subraya.

Durante estos años se ha sentido plenamente integrado en la comunidad del Seminario, y está dedicando los días previos a prepararse espiritualmente de cara a la ordenación. Comenta que imaginó muchas veces cómo sería este momento, y ahora más cerca de él reconoce sentir “un poco de miedo, miedo a una vida desconocida, y responsabilidad ante el gran servicio al pueblo de Dios”. Sólo le pide a Dios “un corazón semejante al corazón de Cristo, que –explica- ama, confía y se humilla”.

Por su parte, Juan José Muñoz, se prepara para recibir el diaconado, consciente del “cambio radical” que va a obrarse en su vida, “ya que esta llamada es cada vez más seria y mediante esta ordenación es como si diera un nuevo sí”. Aclara que el orden del diaconado tiene su “peculiaridad propia” más allá del proceso lógico que seguirá para convertirse en sacerdote: “No es solo una ordenación transitoria, sino un tiempo de aprendizaje, de preparación, de ir adquiriendo las cualidades fundamentales del buen pastor, de una entrega total poniendo el acento en el servicio, en los más necesitados, en la palabra de Dios, etc”.

“Es imposible no sentirse sostenido por todos”

Al igual que José Jindi, agradece el apoyo y cariño que está recibiendo estas semanas previas a la ordenación, y reconoce que “es imposible no sentirse sostenido por todos, no solo ahora sino en todo el camino recorrido hasta aquí”. Miedo, incertidumbre, responsabilidad… Se repiten los sentimientos en las horas previas, “pero al mismo tiempo tengo alegría profunda, sobre todo al ver cómo el Señor me ha sostenido en todos estos años de formación. Echar la mirada hacia atrás –añade- es un remedio para todos los miedos”. Juan José vuelve esa mirada el momento en que ingresó en el Redemptoris Mater y concluye que “nunca hubiera imaginado que el seminario pudiera hacerme crecer tanto como persona y como Cristiano”. Ambos tienen palabras de ánimo para quienes se estén planteando estos días una incipiente vocación: “Deja tu idea y plan, escucha la voz de Dios y sé valiente”.

La cita será el domingo a las cinco, en una Catedral que pondrá en marcha nuevamente el protocolo de celebraciones en estos tiempos del coronavirus.

Contenido relacionado

Enlaces de interés