Concluye la restauración de dos lienzos de la Parroquia de San Vicente

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

La Parroquia de San Vicente de Sevilla disfruta de nuevo de dos óleos sobre lienzo que se han incorporado a la colección pictórica del templo tras su restauración. Se trata de una Inmaculada Concepción, de autor anónimo y datada en la primera mitad del siglo XVII; y de un Jesús Nazareno, más tardío cronológicamente (segunda mitad del siglo XVIII) y también de autor desconocido. Los trabajos han sido ejecutados por la empresa sevillana Gestionarte, que ha realizado numerosas restauraciones para distintas hermandades tanto de la capital como de la provincia, así como para diversas parroquias (Santa Ana de Triana, Salteras, Guillena o Carrión de los Céspedes, entre otras).

Actuaciones

Según ha informado la empresa Gestionarte, el estado de conservación de las piezas “era muy deficiente”. Por un lado, el soporte estaba muy debilitado. Igualmente, la incidencia micro climática que soportan las obras y otros agentes de deterioro, habían generado múltiples deformaciones en las telas. Esta inestabilidad generalizada del soporte de tela provocó el cuarteado generalizado en ambas obras. Por último, han señalado que el barniz empleado, junto con la acumulación de hollín y polvo, oscurecía las obras e impedía apreciar su amplio cromatismo.

De este modo, el objetivo principal de los trabajos ha sido erradicar las causas de deterioro que amenazaban la conservación de las obras. Para ello se ha realizado un proceso de limpieza, en diferentes niveles, retirando progresivamente la suciedad superficial, barniz, repintes y estucos desbordantes, hasta recuperar la totalidad de la pintura original. Esta intervención ha culminado con la reintegración volumétrica y cromática del estrato pictórico.

Paralelamente, los marcos también han sido intervenidos, consolidando primeramente el soporte de madera para pasar después al tratamiento del revestimiento pictórico.

Sobre los cuadros

No se tiene constancia documental del origen de las obras, aunque se sabe que ya en 1815 figuraban en la sacristía del templo.

Por un lado, la Inmaculada Concepción representa la figura sola y monumental de la Virgen en el centro de la composición, estática en el espacio y sobre la media luna, en la que se distribuyen seis cabezas de querubines. Destaca su mirada baja, levemente inclinada, y sus manos unidas a la altura del pecho en actitud orante y recogida. Se encuentra vestida con túnica blanca con adorno de pedrería, broche en el cuello y bocamangas rojas, y envuelta en un amplio manto azul oscuro. En la zona inferior del lienzo se describe un paisaje donde se insertan algunos elementos de las letanías.

El lienzo se halla guarnecido por un marco de madera tallada, dorada y policromada. Se estima que éste es el original de la obra, ya que presenta el tipo de “cassetta” o caja, el más habitual desde el siglo XVII en la escuela sevillana, en el que son significativos los motivos vegetales.

En cuanto al lienzo de Jesús Nazareno, resulta inferior en calidad e interés artístico en comparación a la Inmaculada Concepción. Considerable como obra de taller, representa a Jesús Nazareno camino del Calvario. La figura, que ocupa prácticamente toda la composición, porta una cruz arbórea sobre su hombro izquierdo, quedando el rostro en dirección hacia el espectador. Destacan, por tanto, la elaboración tanto del rostro como de la mano derecha, así como de la túnica.

Contenido relacionado

Meditaciones sobre la caridad en la Fiesta del Señor

La fiesta del Corpus Christi prolonga la adoración del Señor presente...

Enlaces de interés