La vida es un don, la eutanasia un fracaso

Carta del obispo de Jaén, Mons. Amadeo Rodríguez

Queridos hermanos sacerdotes, religiosos, religiosas, personas consagradas y fieles cristianos laicos:

Como podréis comprobar en nuestra página en Internet www.diocesisdejaen.es , la Conferencia Episcopal Española ha publicado una nota sobre la Ley Orgánica de la eutanasia, que hay previsiones de aprobar próximamente en el Parlamento español. En ella se exponen los planteamientos de los católicos ante lo que se pretende aprobar, que se califica, como se dice en el título, “un fracaso humano y social”. Os invito a que la leáis, meditéis y, sobre todo, a que conozcáis las razones de la Iglesia Católica para oponerse a esa posible ley. Para una mejor información se recomiendan dos documentos recientes, uno de Roma y otro de la misma Conferencia Episcopal, en los que podemos recoger criterios con los que formar nuestra conciencia según el querer de Dios. Estos documentos son: Samaritanus Bonus, de la Congregación para la Doctrina de la fe, y Sembradores de Esperanza. Acoger, proteger y acompañar en la etapa final de la vida, de la propia Conferencia Episcopal.
En dicha nota se nos convoca, además, a un día de oración y de ayuno, en concreto el miércoles, 16 de diciembre. Como tenemos muy poco margen de tiempo, invito a todos a que difundáis esta iniciativa a través de las redes sociales. En este día de oración le pediremos al Señor que consolide nuestra conciencia en favor de la vida y nos confirme en nuestro propósito de defender la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Lo contrario supondría una inversión de la voluntad amorosa de Dios, dador de toda vida, y, por tanto, una violación de la propia ley natural que rige los destinos del ser humano.
Sugiero, además, que allí donde se pueda hacer, se convoque a una Vigilia de oración pidiendo al Señor “que inspire leyes que respeten y promuevan el cuidado de la vida humana”, leyes que sea un Sí a los cuidados paliativos, a la compasión y a la caridad que le debemos a la persona humana y a las familias ante la fase final de la vida. En esa posible Vigilia habrá que respetar las normas sanitarias vigentes, para evitar el contagio de la COVID-19.
De cualquier modo, invito a los católicos, y a cuantos valoren la vida del mismo modo que nosotros, a que individualmente, en familia, en comunidad o en grupo, dirijan al Señor su oración por esta intención. Recomiendo especialmente el rezo del Santo Rosario. Por mi parte, celebraré, con el Cabildo Catedral, una Vigilia de oración en la Santa Iglesia Catedral, a las 7 de la tarde del próximo día 16 de diciembre. Invito a cuantos jiennenses quieran y puedan unirse, según el aforo previsto para estas celebraciones.

Con mi afecto y bendición para todos.

+ Amadeo Rodríguez Magro
Obispo de Jaén

Contenido relacionado

Clausura del Centenario del nacimiento de Lolo

Queridos hermanos y hermanas: nos hemos reunido para cantar las maravillas...

Enlaces de interés