“Recuperar la verdad, la belleza y la grandeza del matrimonio tal como Dios lo pensó”

Entrevista a José Luis Gadea y Magüi Gálvez, responsables en España de Proyecto Amor Conyugal, presentado recientemente en nuestra Diócesis y que desde hace 17 años, a través de un camino de conversión que iniciaron guiados por la Virgen María, “apoyados en la Gracia”, y las enseñanzas de san Juan Pablo II y su antropología del cuerpo, ayudan a otros matrimonios a redescubrir la verdad y la belleza del vínculo esponsal cristiano.

Proyecto Amor Conyugal llega a nuestra Diócesis de Granada, dentro de la Pastoral Familiar, que ya aglutina importantes iniciativas por la vida y la familia. Presente en una veintena de diócesis españolas y nacida de la experiencia de un matrimonio en dificultades para vivir esta forma de vocación, Proyecto Amor Conyugal se presentó recientemente en Granada, en el Centro de Estudios Superiores “La Inmaculada” y en la parroquia Virgen de Gracia, donde José Luis Gadea y Magüi Gálvez, sus responsables en España, ofrecieron una charla testimonial y explicaron cómo surgió esta iniciativa y sanó su relación esponsal.

Hablan –explican ellos mismos- “con autoridad”, porque han vivido la curación de un matrimonio que no sabía quererse bien. La Virgen María es su sanación, “apoyados en la Gracia de Dios”. Y junto a Ella, también les han ayudado las enseñanzas de san Juan Pablo II y su antropología del cuerpo. Nos cuentan que en retiros anteriores Proyecto Amor Conyugal ha llegado a congregar a un matrimonio que llevaba 15 años divorciados.

Sus responsables en Granada son Rafael y María Jesús, y el sacerdote diocesano que les acompaña en la Diócesis de Granada es el capellán de la capilla del CES «La Inmaculada» D. Ildefonso Fernández-Fígares, que conoció Proyecto Amor Conyugal el pasado mes de junio durante una peregrinación a Fátima, junto a otros 200 matrimonios participantes en esta iniciativa, que tuvo en este santuario mariano el inicio de un camino de conversión en sus iniciadores y que actualmente, y desde hace 17 años, continúa ayudando a matrimonios a descubrir la belleza del vínculo esponsal cristiano. Conversamos con ellos, en esta entrevista emitida en “El Espejo” en COPE Granada (87.6 FM) y COPE Motril (95.2 FM).

¿Un matrimonio es un milagro?
Magüi:
El amor de comunión que Dios nos propone para vivir el matrimonio cristiano es un milagro. Sí. Es una bendición de Dios y Él lo hace posible. Hablando hasta donde nos llama, de vivir ese gozo, esa paz, esa alegría. Hay parejas que se llevan muy bien, claro que sí. Es posible. Pero con la plenitud a la que nos llama Dios, sólo con la intervención divina es posible.

Es un milagro que vosotros mismos habéis experimentado y de ahí ha nacido este Proyecto Amor Conyugal. Cuéntanos qué este Proyecto.
José Luis:
Es un proyecto de María, porque fue Ella quien lo inició. Es misionero, porque se va difundiendo de boca a boca. Proyecto misionero de María, para recuperar la verdad, la belleza y la grandeza del matrimonio tal como Dios lo pensó. Es diocesano. Allá donde va arrancando el Proyecto vamos hablando con la Pastoral Familiar de la zona. No es un movimiento, ni una asociación, sino un método que todo el mundo puede arrancar en su parroquia o en su movimiento. Dentro de Proyecto, hay matrimonios de diferentes realidades de la Iglesia y diferentes movimientos. Está en muchas parroquias donde se va convirtiendo en la semilla de la Pastoral Familiar de esa parroquia. Es muy transversal, porque descubrir la vocación del matrimonio es algo que tenemos que hacer todos los esposos. Prácticamente en ningún sitio se está presentando la oportunidad de mostrar y ofrecer un camino para matrimonios para descubrir nuestra vocación, específicamente para eso.

En Granada habéis presentado el Proyecto. Cómo nace.
Magüi:
Nosotros somos testigos del milagro que hoy puede hacer Dios. Éramos un matrimonio que vivíamos naturalmente, y vivimos una conversión. Antes, era un desastre. Sin querer, no sabemos amar y empiezan las diferencias, a no comprendernos, a ofensas mutuas. Y van surgiendo heridas profundas, hasta que ves que es imposible. Ahí sale Nuestra Madre a nuestro rescate sin esperarlo. En una peregrinación a Fátima, vivimos una experiencia grande de María y ahí empezamos un camino de conversión, porque los dos vivíamos una fe de misa dominical pero como de una educación y de tradición. Y ahí empezamos a conocer el corazón de Jesús, el Evangelio, los sacramentos con frecuencia. Empezamos un recorrido personal y conyugal, hasta que nos encontramos con san Juan Pablo II y ahí nos mostró toda esta belleza y esta grandeza, tanto como vocación conyugal y también con una antropología verdadera, que es fundamental: saber la verdad, sobre todo, en un tiempo de tantas ideologías. Cuando pusimos a Dios de verdad y no fiándonos de nuestros criterios, sino de los criterios de Dios, fue una transformación muy grande. No hace falta estar en crisis. A lo mejor hay un matrimonio que está bien, pero está llamado a algo más grande. Dios no nos ha creado para algo mediocre. El Proyecto no es para un perfil de matrimonio: matrimonios en crisis. Hay gente joven e incluso, como en un retiro anterior, un matrimonio que había hecho sus 52 años de casados.

¿También es para novios que se preparan para el matrimonio?
Magüi:
Sí. Es fantástico que unos novios quieran primero conocer la vocación, adentrarse en ella, profundizar, rezar, discernir juntos. Sería maravilloso que los novios no se conformaran con la preparación, que es muy cortita.

En esta época que vivimos de todo tan efímero e inmediato, puede uno olvidar la raíz de un amor; y aún más sacramental, como lo es para nosotros los cristianos este vínculo conyugal. Qué claves les darías a esos matrimonios que no se saben querer bien.
José Luis:
Es fundamental que tenemos que aprender a amar. No hemos nacido sabiendo. Magüi y yo llevamos estos 17 años aprendiendo sobre el matrimonio, y seguimos aprendiendo cosas nuevas. El matrimonio es un misterio de Dios que es capaz de ser imagen del amor de Dios. Qué profundidad, qué grandeza no tendrá como para ser capaz de representar ni más ni menos que quién es Dios. Pensar, como pensábamos Magüi y yo, que simplemente por estar muy enamorados ya nuestro matrimonio iba a funcionar es como ir a la batalla con un tirachinas. Es fundamental introducirse en un camino donde vayas aprendiendo qué es esto. Y además, la corriente del mundo nos arrastra mucho. Entonces, otra cosa que hemos descubierto es que para vivir el matrimonio como Dios lo pensó no podemos vivirlo solos. Necesitamos elegir la corriente que queremos que nos arrastre. Si te metes en una corriente en la que hay otros matrimonios que como tú buscan la santidad, quieren aprender y conocer y seguir el Plan de Dios, esto te va a ayudar mucho a hacerlo realidad. Todos los grupos del Proyecto se reúnen en parroquias y forman parte de ellas, y están abiertos a sus feligreses. Porque esto es Iglesia y no podemos inventar una estructura paralela, ya hay una y la ideal ya está “montada”. Junto a la formación y la Iglesia, hay otra cosa que creemos fundamental y es la vida de Gracia. Al final, un corazón es capaz de amar cuando tiene amor dentro. Solemos decir que el diálogo no es lo que salva un matrimonio, porque parece que el diálogo es la panacea y si dialogas, parece que el matrimonio va bien. Y Magüi y yo tenemos la experiencia de que no es verdad. Cuando estábamos mal, intentábamos hablar y solucionar las cosas, pero no lo conseguíamos. Por eso, decimos que cuando uno tiene basura dentro del corazón, transmite basura, aunque apliques todas las técnicas de diálogo habidas y por haber. Lo importante no es que el matrimonio se comunique. Lo importante es que se comunique un bien. Es muy importante purificar nuestro corazón, para que nuestro corazón haya un bien y para que la Gracia de Dios esté en nosotros. No son nuestros criterios y razones, sino que lo que transmitimos es lo que recibimos de Dios. Al final, somos ministros de la Gracia de Dios el uno para el otro. Yo lo que tengo que hacer es llenarme de Dios, del Evangelio y eso que recibo de Dios es lo que le transmito a mi esposa y viceversa.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

Escuchar entrevista en “El Espejo” (COPE Granada, 87.6 FM; y COPE Motril, 95.2 FM).

Contenido relacionado

Enlaces de interés