La Sagrada Familia, “una arquitectura que te eleva al Cielo”

Entrevista al Presidente de la Asociación Pro beatificación de Antonio Gaudí, José Manuel Almuzara, quien, con motivo de una conferencia en el Centro Cultural del Arzobispado, nos acerca la vocación cristiana del arquitecto fallecido en 1926.

José Manuel Almuzara es arquitecto, vinculado a Granada, de donde es su familia. Recientemente ha estado en nuestra diócesis para hablar en el Centro Cultural del Arzobispado sobre Antonio Gaudí, cuya causa de beatificación, que promueve la Asociación que preside, está abierta. Entrevista al Presidente de la Asociación Pro beatificación de Antonio Gaudí, que nos habla de este arquitecto fallecido en 1926 y de su vocación cristiana, transmitida en la piedra de este templo consagrado en 2010 por Benedicto XVI, así como en otras muchas obras civiles.

1.- La Sagrada Familia es una de las obras más destacadas de Antonio Gaudí. Y uno se da cuenta cuando contempla este templo expiatorio que no es sólo fruto de una genialidad, sino que es un corazón inspirado por la Gracia.

Antonio Gaudí no fue el único arquitecto en trabajar en la Sagrada Familia. Él inicia las obras un año y medio después de que se pusiera la primera piedra. Él está desde los 31 años que tenía entonces, hasta que muere. Más de 40 años trabajó en la Sagrada Familia. Por tanto, como decía un discípulo suyo, la Sagrada Familia construyó a Gaudí y Gaudí construyó la Sagrada Familia. Fue algo “in crescendo”. Él pone toda su sabiduría como arquitecto. En la Sagrada Familia se desvive. Una vivienda hay que hacerla muy bien como arquitectos que somos, o cualquier otro edificio, pero una iglesia es para Dios, y ahí tienes que hacer lo máximo porque el “cliente” es Dios.

2.- Antonio Gaudí es quizás aún desconocido.

Parece ser que sí. Como arquitecto sí es conocido, como un arquitecto genial, como un hombre inspirador, que, a través de la naturaleza, hace una arquitectura cuyos edificios visitan millones de personas de todo el mundo. Pero, quizás, tenemos que ir descubriendo cada vez que detrás hay un hombre y un cristiano que nos puede dar ejemplo de vida. Una cosa que me gusta recordar de las palabras de Benedicto XVI, en su homilía en la consagración del templo, en noviembre de 2016, es cuando decía que Gaudí, actúa con los tres grandes libros para hacer la Sagrada Familia: la Sagrada Escritura, la naturaleza y la liturgia. La Sagrada Escritura como cristiano, la liturgia como arquitecto y la naturaleza como hombre. Es un resumen de cómo Gaudí trabaja para construir un templo, que ahora mismo es una de las grandes maravillas en construcción del mundo.

3.- La Sagrada Familia tiene una determinada estructura arquitectónica con multitud de detalles que remiten al Creador.

Así es. Tiene columnas que son un bosque de piedra, que te eleva. También el Papa Benedicto XVI nos dice que Gaudí hace los retablos hacia la calle, desde donde vemos en la fachada del Nacimiento los Misterios de Gozo (Nacimiento de Jesús…), vas por otra fachada y ves la Pasión con los Misterios de Dolor, con Jesús que sufre, azotado y con la cruz, que muere en la cruz; y en la fachada principal, que aún no está hecha, serán los Misterios de Gloria. El interior es ese bosque de piedra que te eleva, como la Iglesia triunfante, como una arquitectura que te eleva hacia el Cielo. Yo creo que Gaudí no sólo pone su fe en el templo, que es lógico y consecuente, sino que también su fe la pone en la obra civil, en la Casa Batlló, en el Parque Güell, donde siempre hay un detalle que te hace pensar en Dios y en la Virgen.

4.- Denos algunas pinceladas de Gaudí y cuéntenos cómo llega a esa profundidad espiritual que transmite en la belleza de las obras que hacía.

Su familia es creyente y enseguida es muy devoto de la Virgen de la Misericordia, que es la Patrona de Reus. Después, va a los Escolapios, con lo cual también la devoción a la Virgen María es también importante en él. Resumiría como sus tres grandes amores: la Virgen, la Eucaristía y la cruz, que pone en todas sus obras. Es una vida como la de cualquier persona, con alegrías y tristezas. De pequeño enfermó con fiebres y reumas que le van a acompañar durante mucho tiempo en su vida. Con 27 años, ha perdido a su madre y hermanos. Se enamora de chicas, pero todas le dicen “no”. Eso fue duro. Se dedicó exclusivamente a la Sagrada Familia.

Cuando tiene que hacer este templo, Gaudí tiene un laboratorio donde aprende los sistemas constructivos, esas rectas que se mueven en el espacio generando en su movimiento belleza que es la curva, que es Dios. Para Gaudí, la recta somos nosotros, los hombres, y la curva es Dios, esa recta en movimiento. Esa posibilidad que tenemos en libertad de ayudar en la Creación es lo que Gaudí tenía en cuenta. Él ponía todos sus dones al servicio de Dios. Él decía: “Lo importante es depurar y mejorar nuestras obras. Piensa en ti mismo y haz las cosas mejor, porque ése es el don que tienes”. Cada uno tenemos un don distinto, todos somos útiles, “nadie es inútil”, también decía Gaudí. Esa es un poco su alabanza. Un hombre de fe, que cada día va a misa, comulgaba, porque decía que “la vida es una batalla” y si tú quieres “ganar batallas” tienes que practicar las virtudes y los actos religiosos, visitar el Santísimo, rezar el Rosario.

5.- Y en qué momento ven que hay una posible causa que les lleve a reconocer que hay una intercesión ante Dios de Antonio Gaudí.

Tuve la suerte de conocer dos discípulos de Gaudí en mis años de estudiante de Arquitectura. Eran los directores de las obras de la Sagrada Familia. Ellos tenían unos 85 años y yo 25. A partir de ese momento, empecé a descubrir a un hombre genio en su arquitectura, pero también una persona que me daba ejemplo a seguir en cuanto al trabajo, el método de trabajo. Luchaba y se esforzaba para ayudar a sus amigos. Tuve una experiencia con un amigo escultor japonés que trabaja en la Sagrada Familia hace 41 años y le di catequesis durante 2 años. Al final, Dios le dio la fe. Se bautizó. Eso nos hizo pensar y hemos escrito un libro, que se llama “De la piedra al maestro”. Y es esto: cómo este hombre, por mirar donde mira Gaudí –no mirar a Gaudí-, lo importante es mirar donde mira Gaudí, le llevó la piedra al maestro Gaudí y de Gaudí se fue a Dios. Esa es la fe. Con esta experiencia y la de otras personas que ya antes habían pensado, o decidido, o escrito, que realmente Gaudí sería un santo de la Iglesia, nos reunimos cinco laicos. Somos una asociación. La parte actora es una asociación laica. Estamos en la Congregación para la Causa de los Santos. El proceso está abierto desde 2003 y ahora se está trabajando para terminar la positio y con ello los historiadores, teólogos, los cardenales que correspondan y el Papa en última instancia declaren a Gaudí Venerable. Se ha producido algún “milagro”. De momento, los médicos especialistas han dicho que son favores. Pero, de momento, yo creo que el milagro es que muchos, muchos miles de personas están descubriendo a Gaudí como un posible santo intercesor.

6.- Una vez que uno está en la Sagrada Familia, dónde mirar, porque es todo tan atrayente….

En la Sagrada Familia hay miles de piedras. Casi recomendaría no querer aprenderla todas, sino quedarte con dos o tres que te sirvan para tu vida, para tu vida profesional, familiar. Y esas dos o tres piedras te puedan ayudar a mejorar. Pienso que una idea que decía el Papa Francisco en el Año de la Misericordia suelo repetirla mucho. Decía el Papa Francisco que “la misericordia no es una palabra abstracta, es un Rostro, para reconocer, contemplar y servir”. Pienso que eso es lo que Gaudí hizo y yo diría a las personas que quieren conocer o volver a la Sagrada Familia tener ese Rostro para reconocer en una piedra y en otra. Llevo 30 años explicando la Sagrada Familia y cada vez me voy fijando, por ejemplo en la ternura de María, en los ángeles. Qué es lo que determina Gaudí. Para entrar en la iglesia, hay tres puertas, en las fachadas secundarias, porque es importante para Gaudí la fe, la esperanza y la caridad. En estas puertas secundarias hay tres puertas (fe, esperanza y caridad), tres pasillos y tres naves. Sin embargo, en la fachada principal, hay cinco naves pero hay siete puertas. Esto Gaudí lo determina con la arquitectura, porque, como decía Benedicto XVI, no predica con palabras. ¿Por qué hay siete puertas, cinco naves? Porque Gaudí sabe que si no estás bautizada o no estás libre de pecado, primero te bautizan y eres de la Iglesia; primero te confiesas y vuelves a Dios, vuelves a la Iglesia, por tanto son doble puerta. Como decía Benedicto XVI, él no predica, su arquitectura te habla y te lleva a estos pensamientos profundos. Esto es una pincelada. Por eso, es muy difícil recoger todo lo que hay. Yo mismo voy descubriendo cosas. Eso sí, quedarse con dos o tres. Esa sería mi sugerencia.

7.- Para cuándo estaría terminada la Sagrada Familia.

Según la Junta constructora y su arquitecto jefe, dicen en las última ruedas de prensa y medios de comunicación que en 2026, porque será el centenario de la muerte de Gaudí. Sin embargo, Antonio Gaudí siempre decía, cuando le preguntaban cuándo acabará la Sagrada Familia: “Mi cliente no tiene prisa”.

Paqui Pallarés
Directora Medios de Comunicación Social
Arzobispado de Granada

Contenido relacionado

“Memoria de Actividades de Manos Unidas 2020”

Esta semana Manos Unidas España ha presentado su memoria de actividades...

Enlaces de interés