27 de octubre, Día de las Personas Sin Hogar

La mirada fija de Sara, una mujer sin hogar de 41 años, es la que se asoma, junto al lema “Ponle cara”, a los carteles diseñados para la Jornada de Personas Sin Hogar que se celebra el 27 de octubre con el objetivo de impulsar en toda la ciudadanía la toma de conciencia sobre la realidad de exclusión social extrema de unas personas que, lejos de remitir, se ha agravado en los últimos años.

También se quiere denunciar, un modelo socioeconómico generador de “descartes” y expulsiones que tiene su mayor impacto en las personas sin hogar.

Al elegir como imagen de la campaña de este año un rostro femenino se quiere destacar cómo el problema del “sinhogarismo afecta doblemente a las mujeres, quienes junto a una menor visibilidad en la calle, son mucho más vulnerables a sufrir agresiones y situaciones de violencia.

40.000 personas sin hogar y casi 60.000 desahucios en España

“Me quedé sin trabajo, el banco me desahució y ahora vivo en la calle. Lo peor es que parece que dejas de existir. Llegó un momento en que no me importaba nada”. Estas palabras de Sara ponen voz a la experiencia de desarraigo que viven más de 40.000 personas que siguen estando en situación de sin hogar en todo el territorio español.

El año pasado, en nuestra Casa de Acogida “Madre de Dios”, se atendieron a 616 personas diferentes, proporcionándoles no sólo un techo, comida y ropa sino también una atención integral personalizada. Nuestra Fundación, situada en el centro de Granada capital, en la Calle Varela 20 (paralela a San Matías), ofrece a las personas sin hogar la posibilidad de salir de esa situación mediante su participación en distintos proyectos de incorporación social. La Fundación está atendida por 22 profesionales, 14 voluntarios y voluntarias, el trabajo y acompañamiento de cuatro “Hijas de la Caridad”, cuya labor incansable hacen que muchas personas puedan salir de la exclusión y abandonar la calle. Unas 70 personas se alojan diariamente en esta Fundación. Tenemos que agradecer a Cáritas Diocesana de Granada el apoyo y patrocinio que lleva dando a la Fundación para que pueda seguir abriendo sus puertas cada día. También agradecemos al Ayuntamiento de Granada la confianza depositada en nosotros al designarnos como centro de acogida de referencia para un sector de este colectivo tan necesitado de ayuda y atención.

A las 40.000 personas sin hogar que se estima hay en todo el territorio español, hay que añadir a las familias afectadas por alguno de los 59.671 desahucios que se realizaron en 2018 en toda España, un 62,5% de ellos como consecuencia de los lanzamientos derivados de la Ley de Arrendamientos Urbanos y otro 31,7% derivados de ejecuciones hipotecarias.

Esta situación de grave vulnerabilidad a la que está sujeto el derecho a la vivienda en nuestro país viene rubricado también por los datos del VIII Informe FOESSA presentado en junio pasado, donde se apunta a que casi 800.000 hogares y 2,1 millones de personas sufren situaciones de gran precariedad en la vivienda.

Con este preocupante diagnóstico social de fondo, las organizaciones promotoras de la jornada —Cáritas, Faciam (Federación de Asociaciones y Centros de Ayuda a Marginados), XaPSLL (Xarxa d’Atenció a Persones Sense Llar de Barcelona) y besteBI (Plataforma por la Exclusión Residencial y a favor de las Personas Sin Hogar de Bilbao)— urgen a toda la sociedad a “poner cara al sinhogarismo” para tomar conciencia del verdadero alance de esta sangrante realidad social.

Este es el mensaje sobre el que se quiere incidir a través del lema con el que convoca el Día de Personas sin Hogar de este año: “Pon cara al sinhogarismo, ¡di basta! Nadie sin hogar es posible”.

La importancia de la prevención

Además de denunciar y cuestionar el actual modelo socioeconómico que genera tantas situaciones de descarte, y que tiene su mayor impacto en las personas sin hogar, las organizaciones que convocan esta Jornada ponen el foco en la importancia de la prevención como parte de la solución de este problema, tanto a través de propuestas que permitan anticiparse a la pérdida del hogar, como de medidas políticas que garanticen el derecho a la vivienda.

De forma concreta, se reclama la articulación de medidas como:

1. Prevención de las situaciones de pérdida de vivienda (p.e. mayor protección de los hogares vulnerables en situaciones de desalojo, con una garantía de alojamiento alternativo, etc.).

2. Protocolos de actuación a la salida de los recursos sociales para estas personas, destinados a prevenir situaciones de mayor exclusión residencial (salidas de centros penitenciarios, altas hospitalarias, etc.).

3. Sistema de garantía de ingresos mínimos y suficientes, de ámbito estatal, para que toda persona en situación de pobreza tenga derecho a un ingreso mínimo que le facilite afrontar esta situación de precariedad y avanzar en procesos de inclusión.

Como afirma Enrique Domínguez, responsable de Personas Sin Hogar de Cáritas, “partimos de la base de que las situaciones de desigualdad y exclusión no son inevitables, y se pueden combatir desde dentro de la sociedad, poniendo a las
personas en el centro”. Para ello, subraya, “es imprescindible entender que hablamos de situaciones que viven personas concretas, con rostro, nombre y apellidos. Debemos mirar al sinhogarismo de frente, visibilizarlo, ponerle cara. Debemos seguir diciendo ¡basta!”.

Una situación que se deteriora

Las dificultades de acceso a una vivienda digna se han agravado en los últimos años. Como señalan las entidades promotoras del Día de Personas Sin Hogar con datos aportados por FOESSA en su último Informe, 10 años después del comienzo de la crisis económica y 4 después de su punto de inflexión en 2013, el porcentaje de personas en situación de exclusión social se ha incrementado en un 12%, mientras que el porcentaje de población en situación de exclusión social severa se ha incrementado en un 40%.

En ese mismo Informe se indica que casi 800.000 hogares y 2,1 millones de personas sufren situaciones de inseguridad en la vivienda.

Al agravamiento de esta situación contribuye el hecho de que la vivienda de alquiler social suponga un instrumento residual en la política de vivienda española. Aunque no se dispone de datos exactos sobre su número, la mayoría de los estudios estiman que el parque social existente a fecha de hoy solo representa entre el 1% y el 2,5% del total de viviendas principales.

Llamada a la acción

Junto a la diagnosis del problema y la denuncia de los efectos que la falta de vivienda supone para cientos de miles de personas en España, dese la Campaña de Personas Sin Hogar se lanza un llamamiento a la acción individual y colectiva para revertir esta realidad. De forma concreta, se hacen las siguientes propuestas:

– A toda la ciudadanía:

– Cambiar nuestra mirada y acercarnos de alguna manera a las personas sin hogar con las que nos cruzamos cada día, interesarnos por ellas, liberándonos de prejuicios y miedos, entendiendo su situación como una vulneración de derechos humanos y de dignidad que tiene solución.

– Mostrar interés y cercanía ante las situaciones de amenaza de la pérdida de vivienda de personas cercanas, familiares, vecinas, etc., orientando o acompañando hacia los servicios de ayuda existentes (servicios sociales públicos, espacios de acogida de Cáritas, de otras entidades…)

– En situaciones en que seamos arrendadores de vivienda, no valorar única y exclusivamente el lucro y ganancia económica en términos de mercado a la hora de alquilar una propiedad, sino darnos cuenta de que¡ estamos siendo favorecedores del acceso a un derecho humano de personas y familiar, y como tal debemos ser sensibles a dicha realidad.

– Sacar a debate y reflexión la situación de familias con amenaza de desahucio en los espacios donde participamos, nos coordinamos o trabajamos en red, de manera propositiva.

-Fomentar, en las situaciones en que ejerzamos como contratadores/as, el trabajo decente de las personas que contratemos, (realizando el alta en la Seguridad Social, un contrato real y con salario adecuado, etc.), como derecho de las personas y como elemento de protección de cara a prevenir situaciones de exclusión.

– Participar en las asociaciones y movimientos asociativos del barrio, implicarme en mi parroquia, etc., y favorecer en esos espacios el debate, reflexión y acción en torno al “sinhogarismo” o a las personas concretas del barrio que lo sufren. También realizar acciones
comunitarias de sensibilización y/o denuncia…

– Ser parte como donante o socio para ayudar al sostenimiento de las entidades que se encargan de atender a las personas sin hogar. En el caso del a Fundación Casas Diocesanas de Acogida, las subvenciones que se reciben no cubren, ni de lejos, los gastos que lleva consigo el funcionamiento de la Casa de Acogida.

– Conocer la Casa de Acogida, sita en Calle Varela, 20 acercándose y viendo, ya que lo que no se conoce, no se ama. Visitar la Casa y ver lo que allí se hace no dejará insensible al visitante. Venid a visitarnos cualquier día, nuestras puertas están abiertas las 24 h los 365 días de año.

– A las entidades sociales, para que impulsen espacios de coordinación y trabajo en red, de cara a avanzar en respuestas adecuadas y eficaces a situaciones de prevención del sinhogarismo de las personas con las que trabajamos.

– A los medios de comunicación, para que lideren una información sensible y no estereotipada de la realidad de las personas en situación de sin hogar, donde se incorpore el discurso y narrativa de las propias personas afectadas por el sinhogarismo.

– A las Administraciones públicas, para articular sin demoras unas políticas públicas de prevención del sinhogarismo reales, que se anticipen a la pérdida del hogar y que garanticen el acceso a los recursos necesarios para ello, promoviendo la creación de un parque de vivienda pública de alquiler social adecuado y facilitando su acceso a las personas en situación de mayor vulnerabilidad residencial.

«Acto de calle» en 40 ciudades españolas

Como cada año, el próximo jueves 24 de octubre, a las 12 de la mañana, las plazas y ciudades de unas 40 ciudades de toda España acogerán un acto de calle simultáneo, en el que participarán las propias personas sin hogar y ciudadanos de a pie para recordar que acabar con el sinhogarismo es posible, imprescindible y urgente. Durante estos actos se procederá a la lectura de un Manifiesto común redactado por las personas sin hogar. En concreto en Granada tendrá lugar en la Plaza del Carmen en horario de 10,00 a 13,30 horas.

Eucaristía

También queremos invitarte a participar en la celebración de la Eucaristía que tendrá lugar en la Basílica de Nuestra Señora de las Angustias el día 27 de octubre a las 12,00 horas.

Cáritas diocesana de Granada

Contenido relacionado

Fallece el sacerdote misionero D. José Vega Pérez, natural de Dehesas Viejas

El sacerdote diocesano D. José Vega Pérez, nacido en Dehesas Viejas,...

Mons. José Rico Pavés nuevo obispo de Jerez de la Frontera

El papa Francisco ha nombrado a Mons. José Rico Pavés obispo...

Meditaciones sobre la caridad en la Fiesta del Señor

La fiesta del Corpus Christi prolonga la adoración del Señor presente...

Enlaces de interés