El aumento de la esperanza de vida, un reto para los profesionales que atienden a personas mayores

La Orden de San Juan de Dios celebrará unas jornadas en Sevilla para abordar la importancia de ofrecer unos cuidados humanizados con recursos sociales y sanitarios que respondan a las necesidades de los mayores.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios organiza el próximo 17 de octubre en su residencia de mayores de Sevilla la ‘II Jornada de Humanización. Humanizar el final de la vida’ para poner de manifiesto la importancia de humanizar la atención en los dispositivos residenciales para mayores, incidiendo en el ámbito de los cuidados paliativos en la etapa final de la vida.

“Afortunadamente, la experiencia de la vejez es más dilatada ahora”, manifiesta el director de la residencia, Isidoro de Santiago. En datos, según los indicadores demográficos básicos que publica el Instituto Nacional de Estadística (INE), la esperanza de vida en España desde el año 1994 al 2016 ha pasado de los 74,4 a los 80,4 años para el género masculino, y de los 81,6 a 85,9 años para el género femenino. “De ahí, la importancia de que los dispositivos sociosanitarios que atienden a personas mayores estemos preparados y formados en la asistencia humanizada al final de la vida o, lo que es lo mismo, la integración de los cuidados paliativos como esencia de esa atención” –añade el director del centro de San Juan de Dios.

A través de estas jornadas, la Orden Hospitalaria expone que las residencias se han convertido en centros de atención integral con recursos sociales y sanitarios que participan en la continuidad de los cuidados de la persona mayor. “Debemos entender los cuidados paliativos de nuestros mayores como unos cuidados basados en las necesidades del residente y su familia, y no tanto en el pronóstico”, explica Isidoro de Santiago.

En los últimos años, estos centros han experimentado una importante transformación encaminada a promover el envejecimiento activo. El perfil de las personas que entran en las residencias es muy variable hoy. Cada vez son más los mayores que deciden ir a estos centros para obtener los mejores cuidados y poder, al mismo tiempo, mantener su autonomía e independencia. Otros llegan a las residencias porque los hijos y familiares son activos laboralmente y no pueden procurarles el cuidado que requieren; y otros mayores necesitan cuidados profesionales. Al llegar a estos centros con patologías avanzadas, comorbilidad o alto grado de dependencia, la profesionalización de los cuidados es para responder de manera individualizada a las necesidades de cada residente. En igual medida es necesario ser conscientes de que cada persona con la que trabajan tiene una historia de vida, unas circunstancias y unas necesidades que han de ser tenidas en cuenta de manera indispensable para su cuidado y atención.

La residencia pretende crear un foro de encuentro, reflexión y debate para mejorar la atención hacia la persona mayor y conseguir una mayor calidad de vida. Para ello, Isidoro de Santiago subraya la importancia del papel del profesional como técnico humanizador así como de las estrategias del cuidado emocional de los mismos, la participación de la persona mayor en la toma de decisiones para su atención y las necesidades de la familia del residente.

Y es que tan importante es cuidar de su salud como preocuparse por el contexto en el que van a desarrollarse esos cuidados sanitarios. Ponencias como la de la doctora paliativista Concepción Ruiz, ‘Humanizar desde el ámbito del acompañamiento espiritual’; o el taller práctico de ‘Musicoterapia en Cuidados paliativos’, impartido por la musicoterapeuta de la Fundación Instituto San José de Madrid, María José González, ponen de relieve que no solo cuenta dispensar un tratamiento, sino la manera de hacerlo.

El año pasado se celebró en esta residencia de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios la primera edición. “La acogida entre profesionales relacionados con los cuidados a los mayores fue tan positiva que pretendemos hacer de esta una cita anual en la que reforzaremos, a través de grandes ponentes, temas asistenciales y sociosanitarios con los que llegar a una atención excelente para nuestros mayores”, explica el director.

Además de los mencionados, la doctora y responsable asistencial de la residencia María Isabel Herrero, intervendrá con el tema ‘Integración de los cuidados paliativos en centros de mayores’; y el médico paliativista del Hospital Universitario Virgen Macarena, Jaime Boceta, ofrecerá la ponencia ‘Humanizarnos para humanizar: papel del profesional’.

Además, dos psicólogas de la Orden Hospitalaria, Ana Belén García y María de los Ángeles Izquierdo, llevarán a cabo el taller práctico ‘Estrategias de autocuidado emocional para el profesional’; y concluirá con una mesa redonda en la que intervendrán médicos, profesionales de enfermería y familiares de residentes para abordar la ‘Atención Integral al final de la vida’.