Día para dar gracias a Dios por la “misión insustituible” de los sacerdotes Destacado

Tejina acogió este miércoles 8 de mayo, la celebración diocesana de San Juan de Ávila, patrón del clero secular español.


Tras la acogida en los salones parroquiales de la iglesia de San Bartolomé, los presbíteros compartieron un sencillo encuentro en el que el párroco de Nuestra Señora de la Concepción, en Santa Cruz de Tenerife, Mauricio González, compartió una reflexión sobre la vida ministerial. Asimismo, González esbozó una semblanza de los sacerdotes homenajeados por sus 50 y 25 años de ordenados.
En concreto, son cuatro los presbíteros que están celebrando sus bodas de oro: Juan Félix Ávila, Aurelio Feliciano, Sebastián García y Pedro Manuel Francisco. Por otro lado, tres sacerdotes están celebrando sus bodas de plata: Ángel Jesús González, José Francisco Concepción y José Domingo Morales.
La jornada continuó con la celebración de la Eucaristía presidida por el obispo y concelebrada por todos los sacerdotes.
Monseñor Bernardo Álvarez destacó en su homilía que la celebración del patrón del clero es un momento para dar gracias a Dios “por habernos llamado a una misión tan significativa e importante en la vida de la Iglesia. Y, al mismo tiempo, debemos recuperar la conciencia de la responsabilidad que tenemos en nuestro ministerio en favor del Pueblo de Dios”.
Por otro lado, el prelado nivariense, tomando como ejemplo la vida sacerdotal de los homenajeados, expresó que el “sí” que un día dieron ha provocado que Dios haya hecho cosas grandes en favor de su pueblo. “Recuerdo siempre que Don Miguel Pérez Álvarez nos decía que ‘somos insustituibles’. Cualquier fiel cristiano es insustituible, pero lo que a nosotros nos corresponde hacer, nadie lo puede realizar por nosotros”.
En otro momento de su homilía, el obispo hizo un repaso a la vida y ministerio de San Juan de Ávila para finalizar indicando que el sacerdote debe tener presente una doble vigilancia. “Para recibir al Señor cuando se nos presente y para rechazar todo aquello que es contrario a Dios. Necesitamos cuidar de nosotros mismos y cuidar del rebaño que se nos ha encomendado. Demos gracias a Dios por los dones y beneficios con los que Él ha enriquecido nuestra vida”.

Panel de Noticias

Noticias relacionadas