¡ÉL VIVE! Domingo de Resurrección

Este domingo, la Iglesia celebra con la máxima solemnidad el Domingo de Resurrección. Tras una Noche singular en la que las parroquias de las Canarias occidentales, en comunión con la Iglesia Universal, vivieron la más importante celebración del año: la Vigilia Pascual, ahora con la misma alegría el Domingo de Resurrección y las fiestas de Pascua.


El obispo, Bernardo Álvarez, preside a las 12.00 en la Catedral el solemne pontifical de esta jornada. En la misma impartirá la bendición apostólica y al término de la misma se realizará la procesión con el Santísimo Sacramento.
¡Cristo vive! señala en su mensaje pascual el prelado Nivariense. “¡Él vive! Hay que volver a recordarlo con frecuencia, porque corremos el riesgo de tomar a Jesucristo sólo como un buen ejemplo del pasado, como un recuerdo, como alguien que nos salvó hace dos mil años. Eso no nos serviría de nada, nos dejaría iguales, eso no nos liberaría.
El que nos llena con su gracia, el que nos libera, el que nos transforma, el que nos sana y nos consuela es alguien que vive. Es Cristo resucitado, lleno de vi¬talidad sobrenatural, vestido de infinita luz”. – afirma citando al papa Francisco.
“A nosotros nos corresponde, anunciar con palabras y con nuestra vida que Cristo ha resucitado. Como cristianos, somos “personas tocadas por el poder de su resurrección”´- asevera.
Termina Álvarez su mensaje felicitando la Pascua y recordando que “a todos nos corresponde dar al mundo la Buena Noticia de que el Señor Jesús vive para siempre y es el Salvador de la humanidad, demostrando con nuestra vida que nosotros somos una prueba de ello”.