Nuevo delegado diocesano de liturgia

Este lunes el obispo ha realizado el nombramiento de Francisco Ignacio Hernández Rivero como delegado diocesano de liturgia. Rivero es actualmente director espiritual del seminario menor y mayor.

Natural de Granadilla. Nació el 1 de febrero de 1964 y fue ordenado sacerdote por el obispo Damián Iguacen el 10 de junio de 1990.

Su primera responsabilidad ministerial fue como párroco de Tijarafe y encargado de San Mauro y Nuestra Señora del Carmen en Puntagorda. Posteriormente, pasó a ser párroco en Los Llanos de Aridane donde también fue vice-arcipreste desde 1997 hasta 2002. Terminada su etapa en La Palma, fue nombrado párroco de San Miguel de Abona y arcipreste de Granadilla.

Fue en 2005, cuando Rivero pasa a ser delegado de vocaciones y formador y vice-rector del Seminario. En 2008 es nombrado vicario parroquial de Santa Ana y el Corazón de Jesús en Garachico. A partir 2009 ya es párroco de estas comunidades y de San Pedro Daute también. Asimismo, en la isla baja fue capellán de las monjas concepcionistas. También fue nombrado delegado de la Fraternidad de Servidores del Corazón Sacerdotal de Jesús.

Ha realizado, en Roma, estudios de especialización en “teología espiritual”. Hasta el curso pasado fue párroco de las comunidades de Santiago Apóstol y Nuestra Señora de los Dolores, en Los Realejos.