Nuevo equipo de formadores para el Seminario Diocesano

El Obispo Nivariense ha nombrado un nuevo equipo de formadores para el Seminario Diocesano. Concretamente, Domingo Navarro será el nuevo Rector, David Rodríguez pasa a ser Formador del Seminario mayor, Antonio Delgado del Seminario menor y Francisco Hernández Rivero, Director Espiritual tanto del Seminario mayor como del menor.

Bernardo Álvarez ha hecho este anuncio a última hora de la mañana de este martes. Asimismo, el prelado desarrolló una primera reunión y toma de contacto con tres de los cuatro nuevos formadores, puesto que el próximo Rector está finalizando su estancia en Roma. En cualquier caso, Navarro también pudo dialogar telefónicamente con el nuevo equipo.

El nuevo Rector ha señalado que acogió la propuesta del obispo con “sorpresa”, puesto que esperaba, más bien, reincorporarse a una parroquia a su retorno del período de actualización en Roma. “El Señor te vuelve a decir, mis caminos no son los que a ti te parecen”. “Sin embargo, tengo también la certeza interior de que todo lo ordena Dios para nuestro bien. En Él todo servirá para el bien de su Iglesia” – aseveró.

Domingo Navarro no escondió “la serena conciencia de que cualquier proceso formativo hoy es un gran reto. También lo es formar, acompañar y discernir el proceso educativo de los “pastores del siglo XXI”.

Por otro lado, vive este momento con disponibilidad y obediencia como colaborador del obispo que es “el padre de esta familia”, de esta Iglesia particular. Ello no obsta para que, en estos días, haya dicho muchas veces: ‘en tus manos Señor’. “Siempre he orado por los seminaristas pero, estos días, lo he hecho más intensamente. Igualmente, por el equipo formativo, por estos hermanos sacerdotes, a los que el Obispo nos encomienda continuar esta apasionante tarea. En sintonía con la mística de la Misión diocesana, he de decir y vivir, cada vez más, que ‘soy tierra de misión en el Seminario y en la Pastoral vocacional’- concluyó.

Biografías

Domingo Navarro Mederos

Domingo Navarro Mederos nació el 11 de julio de 1956 en S/C de Tenerife. Es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de la Laguna, Bachiller en Teología (Licenciado en Ciencias Eclesiásticas) por el Instituto Superior de Teología San Dámaso de Madrid y Licenciado en Teología Moral por la Universidad Gregoriana de Roma.

Es profesor del Instituto Superior de Teología de Canarias. Ha ejercido labores pastorales en la parroquia de San Bartolomé de Tejina y del Gran Poder de Dios de Bajamar, en la Exaltación de la Santa Cruz de Llano del Moro y de Ntra. Sra. del Carmen en el Sobradillo, en San Isidro Labrador de El Chorrillo, en la parroquia de San Pablo Apóstol en Radazul-Tabaiba, párroco de la Santa Cruz de Ofra en La Cuesta y parroquia de Ntra. Sra. del Camino en Ofra. Igualmente, ha servido como Consiliario Diocesano del Movimiento Junior de A.C., del Movimiento de Vida Ascendente, Delegado Episcopal de Cáritas Diocesana y Canciller-Secretario General del Obispado.

Actualmente es Vicario General y Deán de la Catedral. En el curso que termina ha estado en Roma realizando estudios de actualización y lo que se denomina “Año Sabático”.

David Rodríguez Martín

Nació en Inglaterra el 16 de octubre de 1986. El 17 de julio de 1987 recibió el bautismo en la Parroquia de Ntra. Sra. de Candelaria en Tijarafe, pueblo natal de sus padres. En 1990 se traslada la familia definitivamente a Canarias, primero permanecen un año en Tijarafe y, posteriormente, pasan a residir en Los Llanos de Aridane.

Estudia en el colegio Sagrada Familia de Nazaret, en los Llanos de Aridane y el Bachillerato en el Instituto José María Pérez Pulido. Cursa la Diplomatura en Ciencias Empresariales en la Universidad de La Laguna. Rodríguez ingresa en el Seminario en septiembre de 2008. Ordenado diácono el 5 de Julio de 2014 es destinado a las comunidades parroquiales de Güímar. El 28 de febrero de 2015 lo ordena presbítero el obispo Álvarez en una celebración realizada en los Llanos de Aridane.

Destinado a Hermigua y Agulo, en La Gomera, inauguró su ministerio como párroco allí el 18 de marzo de 2015. Recientemente ha sido nombrado delegado diocesano de pastoral juvenil-vocacional.

Antonio F. Delgado Rodríguez

Antonio Delgado es natural de Santa Cruz de Tenerife, donde nació hace 54 años. Su proceso vocacional tiene ciertas singularidades.

Ingresó con 15 años en el seminario menor, donde permanece varios años, prosiguiendo su discernimiento vocacional con los misioneros javerianos, estando un tiempo en Italia y posteriormente de misionero en la prelatura de Ayaviri (Perú). Este proceso no lo concluye y regresa a Tenerife, donde contrae matrimonio. Su mujer fallece tras 16 años de vida matrimonial.

Después de un tiempo vuelve a experimentar aquella primera llamada a la vocación sacerdotal y retorna al seminario. Concluyó sus estudios de filosofía en Tenerife y los de teología en la facultad madrileña de S. Dámaso. En julio cumplirá seis años de presbítero, siendo ordenado por el actual obispo Nivariense.

Antonio Delgado ha sido profesor tanto de Enseñanza Religiosa como en el Instituto de teología. Además fue director de la Residencia Universitaria Santo Tomás de Aquino.

A partir de su ordenación presbiteral, Delgado ha sido desde 2012 párroco de las comunidades de Puntagorda y Tijarafe. En 2014 asume también las del municipio palmero de Garafía. En 2017 deja de prestar este servicio. En el curso pastoral que acaba de terminar realizando algunas encomiendas pastorales como administrador parroquial en la parroquia de S. Juan (La Orotava) y atendiendo uno de los tanatorios de la zona metropolitana de Tenerife.

Francisco I. Hernández Rivero

Francisco Ignacio Hernández Rivero es natural de Granadilla. Nació el 1 de febrero de 1964 y fue ordenado sacerdote por el obispo Damián Iguacen el 10 de junio de 1990.

Su primera responsabilidad ministerial fue como párroco de Tijarafe y encargado de San Mauro y Nuestra Señora del Carmen en Puntagorda. Posteriormente, pasó a ser párroco en Los Llanos de Aridane donde también fue vice-arcipreste desde 1997 hasta 2002. Terminada su etapa en La Palma, fue nombrado párroco de San Miguel de Abona y arcipreste de Granadilla.

Fue en 2005, cuando Rivero pasa a ser delegado de vocaciones y formador y vice-rector del Seminario. En 2008 es nombrado vicario parroquial de Santa Ana y el Corazón de Jesús en Garachico. A partir 2009 ya es párroco de estas comunidades y de San Pedro Daute también. Asimismo, en la isla baja fue capellán de las monjas concepcionistas. También fue nombrado delegado de la Fraternidad de Servidores del Corazón Sacerdotal de Jesús.

Ha realizado, en Roma, estudios de especialización en “teología espiritual”. Actualmente es párroco de las comunidades de Santiago Apóstol y Nuestra Señora de los Dolores, en Los Realejos.