Día del patrón del clero: Discípulos-apóstoles Destacado

Este miércoles, víspera del día de S. Juan de Ávila, el clero diocesano celebró en Arafo a su patrón.


Después del saludo en el auditorio por parte del arcipreste y del alcalde de Arafo, en el salón del Casino Juan Daniel Alcorlo Sanjosé, profesor de la Universidad Eclesiástica San Dámaso, pronunció una conferencia titulada: Amando no con todo el corazón, ni con toda el alma, ni con todas las fuerzas”.

Alcorlo partió de algunas reflexiones sobre la consistencia del corazón humano desde la teología, para adentrase en algunas heridas del corazón y la “inmadurez” como compañera de camino. Desde estas consideraciones el ponente dedicó la parte final de su intervención a un mensaje esperanzador para ir sanando y madurando.

La celebración de la Eucaristía la presidió el obispo en la parroquia de San Juan Degollado. Alvarez Afonso centró su reflexión en algunas consideraciones sobre el Buen Pastor. El obispo dio gracias por los sacerdotes que cumplían sus 50 y 25 años. Igualmente recordó y encomendó a Dios a algunos de los que celebraban este aniversario y que han partido ya a la Casa del Padre.
“Dios está en medio de nosotros, Jesús está presente siempre en nuestra vida. Es preciso mantener viva esa consciencia cada día. Los sacerdotes llevamos adelante “su obra”. Por ello, hemos de tener un gran corazón para convertirnos nosotros mismos en sus instrumentos. Es cristo quien realiza todo, pero ha querido necesitar de nosotros”- aseveró. “Somos transparencia de Cristo y ello nos lleva a gozarnos con el Señor”.

Desde el evangelio proclamado invitó a los presentes a considerar cuatro afirmaciones en boca de Jesús, para llevar adelante la misión sacerdotal, al estilo del Buen Pastor: Cristo no es un asalariado que abandona a las ovejas; el pastor da la vida por las ovejas, se la juega por ellas en el día a día; las conoce internamente, se hace cargo de ellas; y es consciente de que todos estamos llamados a formar la gran familia de los hijos de Dios, por ello los sacerdotes son discípulos-apóstoles, discípulos-misioneros.

El almuerzo posterior sirvió para realizar un homenaje a los curas que este curso cumplen 50 y 25 años desde su ordenación sacerdotal. Este año celebran sus bodas de oro: Julián de Armas, Asterio Cabrera, Santiago Rodríguez, Antonio Hernández, Emilio Hardisson y Luis Pérez. Por su parte, quienes están celebrando sus bodas de plata son: José Félix Hernández, Valentín González y Pablo José Concepción.

A los mismos se les entregó una bendición papal y una copia de una plumilla de la Virgen de El Socorro realizada por el artista güimarero Javier Campos. Se da la circunstancia que este 2018 se celebran los 375 años de la primera Bajada, 25 de que fuera nombrada alcaldesa honoraria y perpetua de Güímar, 10 años de la coronación canónica y se realizará la II peregrinación lustral.