Cáritas inaugura en Tazacorte la exposición fotográfica “Somos personas. Tenemos derechos. Nadie sin hogar”

Cáritas Diocesana de Tenerife inauguró hoy en la Casa de la Cultura de Tazacorte su exposición fotográfica “Somos Personas. Tenemos Derechos. Nadie sin Hogar”, que ilustra la realidad que viven las personas en situación de sin hogar en Canarias. La muestra, que permanecerá en la localidad hasta el día 21, está compuesta por 25 fotos tomadas, en su mayoría, por personas que viven esta realidad en primera persona y por fotoperiodistas canarios.

La exposición está orientada a sensibilizar sobre la situación de exclusión que sufre este colectivo, y en especial a mostrar la iniciativa de devolver a la sociedad la necesidad del ejercicio y promoción de derechos fundamentales, como el acceso a la vivienda y el derecho a la participación, entre otros.

Después de pasar por la Facultad de Ciencias Políticas, Sociales y de la Comunicación de la Universidad de La Laguna (ULL), la muestra llegó a la isla de La Palma, donde primero estuvo en la Sala Centro de Santa Cruz de La Palma, para posteriormente ser instalada en la referida Casa de la Cultura de Tazacorte.

El Programa de Inclusión Social de Cáritas Diocesana de Tenerife cuenta con ocho recursos alojativos (126 plazas), ubicados en los municipios de Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, Puerto de La Cruz y Granadilla de Abona. En ellos, además de la cobertura de necesidades básicas de los usuarios, se ofrecen servicios de orientación, información y acogida; de atención psicosocial y educativa; asesoramiento jurídico y orientación laboral y formación para la mejora de la empleabilidad. De igual modo, en diciembre de 2016 se puso en marcha en La Palma el proyecto de la Unidad Móvil de Atención en Calle (UMAC), con el objetivo de garantizar la seguridad de las personas que están en situación de sin hogar en la Isla, a las que se proporciona atención integral y se les facilita el acceso a los recursos dirigidos a este colectivo. También se ha creado un servicio de duchas y lavandería en Santa Cruz de La Palma, donde las personas atendidas pueden acceder a una higiene adecuada.

Desde que comenzó el proyecto se han atendido a 75 personas, de las cuales 20 han logrado acceder a un alojamiento o han sido beneficiarias de alguna prestación. El proyecto de la UMAC pretende vincular a la persona con los sistemas públicos y recursos sociales existentes, no desarraigarla de su entorno, facilitando en dicho proceso el acceso a los derechos fundamentales y promover el acceso a una vivienda o un recurso alojativo temporal.

A pesar de la escasa implicación de algunas administraciones públicas locales en el proyecto, en las últimas semanas ayuntamientos como el de Santa Cruz de La Palma y Los Llanos de Aridane han mostrado su predisposición a colaborar económicamente en el mismo, y desde Cáritas aseguran que siguen esperando cuál va a ser la implicación del Cabildo insular para este año, después de que el pasado ejercicio destinase 10.000 euros a la UMAC. En cualquier caso, Cáritas Diocesana de Tenerife continúa trabajando intensamente junto a los dos arciprestazgos palmeros en consolidar y dar continuidad al proyecto para personas en situación de sin hogar, trabajando en la línea de visibilizar la problemática existente y buscando vías de financiación pública o privada que garanticen la continuidad del servicio, el único existente para este colectivo en La Palma.

Cáritas Diocesana de Tenerife tiene cerca de 40 años de experiencia en el acompañamiento de personas en situación de sin hogar desde diferentes recursos (trabajo de calle, acogida, acompañamiento, servicios de día, dispositivos residenciales). El año pasado se atendieron a 534 personas sin hogar en Tenerife, frente a 495 en 2016, un dato que revela la cronificación de este problema, que afecta sobre todo a personas de entre 35 y 65 años, en muchos casos con alguna discapacidad y que hasta hace tres años tenían una vida normal.