Clausurado el Congreso Diálogo Fe-Cultura

A última hora de la mañana de este sábado, el obispo Nivariense clausuraba esta edición del Congreso Fe-Cultura. Durante cuatro días, a través de ponencias, mesas redondas, expresiones artísticas, talleres, etc. se realizó una amplia propuesta que puso sobre la mesa el papel de la religión en la sociedad actual, y sobre si ésta ha de ser un asunto público y privado.


Como recordaba en el acto de clausura, Víctor Álvarez, director general del ISTIC, “fue una oportunidad para dialogar y conocernos mejor cristianos, islámicos, budistas, judíos e hindúes”, ya que a lo largo de estos días participaron miembros de las distintas confesiones y especialistas en las mismas.

Las dos últimas ponencias de esta importante cita pastoral estuvieron a cargo del Doctor Torralba, que disertó sobre la inteligencia espiritual y la persona desde el mensaje y la praxis de Jesús.
En cuanto a la primera, según este filósofo y teólogo, la inteligencia espiritual capacita para el silencio, a preguntarse sobre el sentido, a maravillarse de la realidad, discernir el proyecto vital y tomar distancia para reflexionar sobre la vida y a ir a fondo.

Para ello, según Torralba hace falta: Estar atento, mejorar el autoconocimiento, educar en la acogida del silencio y en tomar en la vida la distancia necesaria. Además, finalizó esta primera intervención recordando “la lógica del don”. La plenitud del ser humano está en dar. La posibilidad de ser feliz está relacionada con la capacidad de dar, de modo que uno pueda experimentar que, a través del tiempo que se le ha dado, ha mejorado algo la sociedad en la que le ha tocado vivir.

Después de la intervención musical a cargo del grupo Gospel Shine Voices, la segunda ponencia de Francesc Torralba se dedicó a presentar “la idea de persona desde Jesucristo”. Partiendo de sus mensajes y de su praxis, el ponente expuso cuatro vértices, poniendo en el centro a la persona. Los rasgos de la persona desde el mensaje de Jesús serían: 1.- Vulnerabilidad y fragilidad. El ser humano es frágil, por ello está necesitado de cuidado, cogida, hospitalidad, salvación. 2.- Es algo más de lo que aparenta; está abierto a lo eterno, es santuario del Espíritu. La persona es más de lo que se ve. 3.- Es capaz de amar, lo cual subrayó como a idea central. En su centro está el corazón, y el mismo puede ser educado para amar a través de la ejemplaridad de otros y de la vida con otros. Y 4.- Posee un a dignidad innata e inalienable. Es común a todos y no solamente se atribuye a un subsector.

Por todo ello, concluyó que existen suficientes elementos para tener puntos de encuentro con la cultura contemporánea, para poder dialogar y contribuir juntos a un mejor devenir.

La breve ceremonia de clausura del Congreso se inició con la entrega de los premios de los concursos literarios, de dibujo y multimedia, a la que siguieron las breves intervenciones del director general del ISTIC, Víctor Álvarez, y del obispo Nivariense, Bernardo Álvarez. Con un brindis compartido finalizó el este espacio de diálogo y encuentro.