Obras de restauración en la iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, en la capital tinerfeña

La iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, en S/C de Tenerife, será objeto de un importante proyecto de restauración. Las obras durarán un año, y han sido presentadas este martes a los medios de comunicación por el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo; el presidente del Cabildo, Carlos Alonso; el alcalde, José Manuel Bermúdez; el obispo, Bernardo Álvarez, y el arquitecto José Miguel Márquez.


Los trabajos, que comenzaron recientemente bajo la dirección del arquitecto Márquez, se prolongarán durante un año, y se reparten por todo el templo, a excepción del área destinada al culto. Entre las diferentes actuaciones previstas destacan los trabajos de remozamiento de la torre del templo, sacristía, camarín, la residencia, el antiguo archivo, salas de reuniones y la capilla de San Pedro. Cada una de estas zonas cuenta con una actuación concreta de rehabilitación.

El proyecto de restauración supondrá una inversión global de 2,1 millones de euros, financiados por el Gobierno de Canarias (1 millón de euros), el Cabildo (400.000 euros) y el Obispado de Tenerife, que aportará el resto del presupuesto.

Por otro lado, el obispo, Bernardo Álvarez, recordó en el acto que ya en 1992 se firmó un convenio entre el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife, el Ayuntamiento de Santa Cruz y el Obispado de Tenerife que permitió ejecutar las obras de la zona de culto “y ahora, gracias de nuevo a la implicación de las administraciones, se intervendrá para que haya un espacio en el que exhibir el tesoro artístico de la iglesia y también para la realización de diversas actividades propias de la parroquia”.

El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, ha destacado que este proyecto se enmarca dentro del conjunto de trabajos impulsados por la Corporación insular para rehabilitar diferentes templos religiosos, como es el caso de las iglesias de San Andrés y Taganana y, en el caso concreto de La Concepción, las mejoras servirán “para sacar a la luz elementos que estaban ocultos”.

Para el presidente insular es importante reconocer el “empuje” que supone la colaboración interadministrativa para poner en valor todo el conjunto histórico, además de los trabajos de acondicionamiento realizados en el cauce del Barranco de Santos para incrementar la seguridad de la iglesia frente a las avenidas.

Por su parte, el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, señaló que “estas obras son necesarias para acondicionar un templo que forma parte de la historia fundacional de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, adaptándolo a las necesidades y normativas que sobre edificabilidad rigen en la actualidad; unas obras que se están haciendo respetando en todo momento el carácter de Patrimonio Histórico y Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, que tiene la Iglesia Matriz de La Concepción”.

El jefe del Ejecutivo añadió que “una vez más, la colaboración entre instituciones, en este caso la Diócesis Nivariense y el Cabildo tinerfeño, se demuestra como el mejor camino para avanzar en los pequeños y grandes proyectos que necesita nuestra tierra; una vez más, es una evidencia de que, juntos, las metas que nos propongamos están más cerca”.

El alcalde de la capital, José Manuel Bermúdez, ha declarado que la iglesia Matriz de La Concepción forma “parte de un patrimonio histórico de valor incalculable no solo para la ciudad sino también para toda la Isla”.

Templo emblemático
La Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción de Santa Cruz es el templo más antiguo de la capital, su Iglesia Matriz, y el más importante de Canarias en su género por su historia y relevancia patrimonial. Este singular edificio ha sido declarado monumento histórico-artístico de ámbito nacional por Real Decreto 2653/1983, de 28 de julio.

Al igual que ocurre con las catedrales, este representativo y único conjunto arquitectónico custodia también gran parte de la historia que se ha desarrollado dentro y fuera de sus paredes.
La inversión económica programada va dirigida principalmente a la remodelación de espacios interiores con un objetivo esencialmente cultural. El tesoro de la iglesia, que entre otras muchas piezas incluye la cruz fundacional que da nombre a la ciudad, está constituido por documentos de inmenso valor para la historia de Canarias, especialmente los de carácter genealógico, además del cultural característico con inclusión de textiles. Todo ello se podría exhibir en varias salas de exposición abiertas a la ciudadanía y a los visitantes en general, entre los que hay una gran mayoría de turistas.

Igualmente, el Archivo Histórico precisa de una sala de investigadores y otra para estudiosos o consultas anexa a la biblioteca general, a la que se sumaría una sala de conferencias y reuniones abiertas a la ciudadanía.

Estas actuaciones vendrán acompañadas de las correspondientes obras de accesibilidad para facilitar la visita de las personas con movilidad reducida y también se realizarán obras en el exterior para tratar de evitar las inundaciones.