La dinámica del acompañamiento de los agentes de pastoral. Escuela de Evangelizadores

La sesión de este mes de febrero de la Escuela de Evangelizadores S. José de Anchieta, en su sede tinerfeña, supuso una oportunidad para la oración, formación y capacitación de los inscritos en esta oferta diocesana.


José Francisco Concepción Checa y Nieve Rosa Pérez fueron los responsables de llevar adelante este espacio que comenzó con un momento sosegado de oración en la capilla del seminario, teniendo como telón de fondo el texto evangélico de Emaús. El mismo sirvió para reflexionar sobre la capacidad de escucha empática de las personas, grupos que acompañamos en su proceso de fe; la cercanía a los demás, sin prisas, sin juzgar, para ayudarles a encontrarse con Jesucristo.

Posteriormente, un intenso momento formativo sobre la dinámica de acompañamiento de los agentes de pastoral fue llevado adelante por el sacerdote José F. Checa. Su disertación comenzó recordando el estudio del Cardenal Martini sobre el empleo del tiempo por parte de Jesús. Los discípulos, los enfermos y las multitudes fueron los grupos que llevaron a Jesús a organizar sus “prioridades ” y su pastoral de “Círculos concéntricos”.

El ponente, posteriormente, se centró en el agente de pastoral-líder que se puede esperar en el seno de la comunidad cristiana. Destacó algunos rasgos que ha de tener: Autenticidad ( sin que ello suponga no reconocer los límites) energía para compartir la experiencia de fe, claridad para saber hacia dónde se va, cercanía, resiliencia, capacidad de cambio, ser emocionalmente estable y con capacidad de trabajar en equipo.

A partir de ahí, Concepción Checa esbozó algunos criterios de acción para crear y acompañar a estos líderes. Los mismos con un equilibrio inestable siempre, como minorías abrámicas, capaces de ir más allá, han de facilitar la iniciación de los agentes de pastoral en una vida espiritual más alta, con una espiritualidad que denominó de Simón de Cirene.

Además, por ello es preciso privilegiar la calidad en la formación de los agentes, que estén capacitados para mantener una básica claridad pastoral a la hora de presentar “mentores”, o sea, personas que ayuden a discernir hacía dónde nos pide ir Dios; modelos, acompañantes “muertos” que nos comuniquen motivaciones, estilos, lo cual precisa que se esté cerca de todos los cooperadores y no se les deje solos.

Otro criterio señalado por Checa fue la pertinencia de acentuar el acompañamiento individualizado, el despertar la inquietud misionera y formar para el discernimiento. Por último, expuso la necesidad de que todo agente de pastoral tenga una vinculación afectiva a la Iglesia, garantizando su continua referencia a la comunidad eclesial, la cual no ha de acompañar en “cascada”, sino comunitariamente, generando espacios adecuados para ello.

Por otro lado, la intensa sesión también tuvo un momento más de “taller práctico” presentando tanto José Francisco como Nieves Rosa, dos iniciativas que se llevan adelante en la parroquia de El Salvador de S/C de La Palma. La primera tenía como objetivo una estrategia de acercamiento del Credo de la fe a los agentes de pastoral y a los adultos en general. El segundo taller, a través del teatro y la música, giró sobre el acercamiento de la Palabra de Dios a los más jóvenes.

El almuerzo compartido y un tiempo para profundizar y aclarar temas, sirvió para poner fin a esta sesión, que ahora convoca a un momento más de intimidad con el Señor con la oferta de Ejercicios Espirituales y la preparación a la Pascua.