Atrévete a ser misionero. Marcha de la Infancia Misionera

Los más pequeños de la diócesis se concentraron este sábado en las Catelillas, Tenerife, y en Los LLanos, La Palma, para celebrar la Marcha de la Infancia Misionera. En El Hierro ya se ha realizado y en La Gomera será el próximo sábado día 3 febrero en la localidad de Vallehermoso.

El lema de la joranada era: Atrévete a ser misionero. Una invitación muy en consonancia con el momento actual de la diócesis nivariense, llamada a vivir “en salida” compartiendo, como disípulos misioneros, la alegría del Evangelio.

En Tenerife, parroquias, colegios y grupos se concentraban en Caletillas. A pesar de que el viento hacía que la sensación térmica aumentara el frío reinante, ello no impidió que varios centenares de niños y niñas se dirigieran con alegría hacia la Basílica de Candelaria. Miembros de la delegación diocesana de Misiones iban entregando a los participantes el llamado “arturito misionero”.

Precisamente, la climatología adversa impidió celebrar en la plaza de la patrona de Canarias la eucaristía. Por tanto, la imagen de la morenia de Candelaria permeneció en el templo y los participantes, según los colores de sus pañuelos y banderas que simbolizaban a los cinco continentes, fueron entrando en la iglesia.

Allí, el Obispo, al que acompañaba el delegado de Misiones, Juan Manuel Yanes, presidía una breve celebración. Bernardo Álvarez señalaba que “nos queremos acercar a Jesús como los niños de aquella época”. “Jesús dijo: Dejad que los niños se acerquen a mí. De los que son como ellos es el Reino de Dios”. Por ello, el prelado invitó a ser como los pequeños, sencillos, limpios, con corazón grande. El Señor también hoy nos acoge, nos valora, nos muestra su ternura – subrayó.

Además, algunos seminaristas del Seminario Menor, fueron dando su testimonio vocacional en las tres breves celebraciones que se fueron sucediendo. El almuerzo en la Plaza y sus aledaños y la animación misionera de la tarde sirvieron para concluir la jornada.

Por otra parte, el arciprestazgo de los Llanos de Aridane, en La Palma, también vivió esta experiencia misionera este sábado día 28. Los participantes de las distintas parroquias se fueron concentrando en el entorno de la Plaza para posteriormente tener la celebración en el templo de Nuestra Señora de los Remedios.

Durante los últimos cuatro años, Infancia Misionera ha apostado por recorrer con los niños las dimensiones de su iniciación cristiana y ha hecho una apuesta por acompañar a los niños en este itinerario con sus lemas y propuestas. Primero fue el lema “Yo soy uno de ellos”, evocando la necesidad de conocer el mensaje de Jesús, en el que nos anuncia que todos estamos llamados a ser hijos de Dios. De esta certeza nace el deseo de entrar en contacto con el Señor, acompañando a los niños en la oración y en la celebración; nada mejor que un “Gracias” podría expresar este segundo tramo. Al año siguiente se hizo resonar la invitación de Jesús a la vida cristiana, con el lema “Sígueme”. Faltaba el último eslabón: el compromiso de tomar parte en el anuncio del Evangelio. Así nace la propuesta provocadora del “Atrévete a ser misionero” de este 2018.

El papa Francisco urge a niños y adultos a caminar por esta senda de audacia y valor; pero su origen profundo de este lema “Atrévete a ser misionero” está en el mismo Evangelio, donde Jesús llama, interpela y envía a anunciar por el mundo lo que hemos recibido de Él.