Recta final en Valle Gran Rey de la VII Bajada de la Virgen de los Reyes Destacado

Una emotiva celebración tuvo lugar este miércoles en el marco de la Bajada de la Virgen de los Reyes en Valle Gran Rey. El obispo presidía una eucaristía en la que concelebraron algunos de los antiguos párrocos del Valle. Fue un momento de recuerdos y de intercambio con aquellos que sirvieron como pastores en estos enclaves gomeros.


Bernardo Álvarez, en su homilía, destacó el significado de la expresión “Bajada” que adquiere un sentido teológico al recordarnos que María “se abaja” para acercarse a todos, para aproximarse a todos sus hijos. En este sentido subrayó la relevancia de la presencia de la imagen en los distintos núcleos que ha ido visitando en esta cita lustral.

Igualmente, Álvarez fue explicando las distintas formas de dirigirse en la oración a Maria. Por otro lado, exhortó a los presentes a no quedarse en lo externo, sino ir al fondo de la auténtica devoción mariana que pasa por imitar sus virtudes. Por último, el prelado puso en valor el carácter misionero de esta iniciativa desarrollada bajo el lema “Con María, alguien me espera”, lo cual precisa que cuanto se haga siempre en la Iglesia y desde la Iglesia tenga su centro en Jesucristo.

Ya en la recta final de esta fiesta mariana, el próximo seis de enero, tras la eucaristía en la Epifanía en la parroquia de los Santos Reyes, a las once, la imagen comenzará la procesión de retorno a su morada habitual. Sobre las trece horas está prevista la celebración de la Misa ya en el Santuario de los Reyes. Al día siguiente, domingo siete de enero, habrá una nueva Misa en el Santuario a las 17 horas para dar gracias por los frutos espirituales y pastorales de esta VII Bajada de la Virgen de los Reyes. A su término se compartirá una merienda entre los presentes, y la música pondrá el fin de fiestas.

El párroco Rubén Herrera manifestaba su satisfacción a pocos días de este retorno, por la acogida y lo vivido en cada uno de los lugares en los que estuvo la imagen. Herrera resumía la “Bajada” afirmando que ha sido una oportunidad para experimentar mejor la Buena Noticia de que Dios está con nosotros.