Cáritas diocesana de Tenerife y CEAR Canarias denuncian la insuficiencia de recursos para la acogida humanitaria de las personas que llegan en patera a las islas Destacado

Cáritas Diocesana de Tenerife y CEAR Canarias denuncian la insuficiencia de recursos adecuados para la acogida humanitaria de las personas que tratan de llegar en patera a las Islas Canarias y, tras estar ingresadas en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Hoya Fría (Tenerife), son puestas en libertad. Esto ha provocado en las últimas horas que desde el Ministerio del Interior se haya decidido desplazar a una treintena de personas a un Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) ubicado en Las Américas, Arona. Ambas organizaciones, junto a Cruz Roja, atendieron la llamada de la Policía Nacional para acoger a más de medio centenar de personas que se iban a quedar en la calle y las han integrado en sus respectivos programas y recursos de atención. Sin embargo, alrededor de una treintena más procedentes del mismo cayuco que arribó a la isla de Gran Canaria el pasado 18 de octubre con 96 personas a bordo, se han quedado sin recursos para ser alojados.


Desde Cáritas Diocesana de Tenerife y CEAR Canarias desconocemos cuál fue el criterio de selección por el que enviaron a unas u otras personas a los recursos de acogida propuestos, exigiendo una mayor transparencia por parte del Ministerio, así como una mayor participación de las organizaciones sociales acogentes.

Custodiados por la Policía Nacional, estas personas que ingresaron en el CETI de la Policía Nacional en Las Américas han tenido un régimen de puertas abiertas desde su ingreso en él, así como libertad ambulatoria. Pero este tipo de recursos deben estar gestionados por organizaciones sociales que acompañen en su proceso migratorio a las personas inmigrantes, tras haber permanecido privados de libertad el tiempo máximo establecido por Ley. En este punto, queremos subrayar la ineficiencia de los CIE y exigimos su cierre inmediato, proponiendo otra gestión de los flujos migratorios en el territorio canario.

Precisamente ayer, 18 de diciembre, se celebró el Día Internacional del Migrante, motivo por el cual queremos unir nuestras voces a las de millones de personas que se ven obligados por diversas circunstancias a abandonar sus hogares, su familia y su país de origen en busca de una posibilidad de futuro. Tanto CEAR Canarias como Cáritas Diocesana de Tenerife sostenemos que las migraciones constituyen una oportunidad, tanto para el país que les acoge como para el país de origen, incluso en un contexto socioeconómico tan complejo como el que vivimos. En este sentido, reafirmamos nuestra apuesta por la construcción de una política migratoria que tenga en cuenta, entre otras cuestiones y de manera especial, el desarrollar propuestas dirigidas al cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). Es necesario avanzar en su clausura y en la promoción de alternativas más eficaces, menos costosas y, sobre todo, más respetuosas con la garantía y protección de los derechos para las personas y para la sociedad.