La Laguna celebró a su Cristo Destacado

Día esperado por muchos, este jueves 14 de septiembre, fiesta de la Exaltación de la Cruz, se celebra la festividad del Santísimo Cristo de La Laguna. A diferencia del pasado año, que incluso hizo acto de presencia una fina lluvia, esta mañana la temperatura y la climatología era muy apacible creando un marco perfecto para el devenir de los actos religiosos.


Pocos minutos después de las 10:00 horas, daba comienzo el disparo de las tradicionales Salvas a la salida del pendón de la ciudad desde las Casas Consistoriales, para proceder a su traslado a la Catedral.


La procesión cívico-militar llegaba a las puertas del templo poco antes de las 11:00 horas. Allí el Obispo recibió a la representación oficial de la casa Real que ostentó en esta ocasión Pedro Agustín Galán, Teniente General del Mando de Canarias.


En la Santa Misa, cantada por el coro del Orfeón La Paz, se encontraban, entre otros asistentes, el presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo; la presidenta del Parlamento de Canarias, Carolina Darias, el presidente del Cabildo Insular, Carlos Alonso, el alcalde de La Laguna, José Alberto Díaz, el Esclavo Mayor del Cristo, Francisco Doblas y miembros de la Esclavitud, así como otras representaciones eclesiales, civiles y militares.


La predicación, como ocurriera a lo largo del Quinario, corrió a cargo del Arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora quien destacó, sobre todo, que la cruz es una Pascua gloriosa de Jesucristo resucitado porque, en la cruz, está la salvación. Jiménez invitó a los presentes a vivir la esperanza y a sentir la gran revelación del amor de Dios manifestado en la cruz de nuestro Señor Jesucristo.
Por otra parte, el Arzobispo de Zaragoza invitó a mirar y a contemplar el madero santo de la cruz de la que nos vino la salvación, la libertad y la alegría. “Durante estos días, las calles de esta santa Iglesia Catedral se han convertido en arca de salvación y en puerta del cielo. En ascua de amor encendido al Santísimo Cristo de La laguna e incensario de plegarias”.


Monseñor Jiménez continuó su homilía destacando que todos los cristianos nos gloriamos en la cruz de nuestro Señor. “En ella está la vida y la salvación. Como nos recuerda San Juan, en ella está la glorificación del cordero inmaculado que quita el pecado del mundo. La cruz revela el amor de Cristo al Padre, que se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. A la vez, manifiesta el amor del Padre a toda la humanidad a través del Hijo”.


El prelado añadió antes de finalizar que la cruz está plantada también en todos los caminos de la historia. “No solo celebramos la cruz en la Semana Santa, en los vía crucis y hoy en la cruz exaltada, sino que permanece clavada en el corazón de la historia. En todos los crucificados de hoy, en los que son víctimas de los genocidios, de las guerras y de toda clase de violencia cruel. En los que son pisoteados en su dignidad y derechos. Ahí también está Cristo crucificado, pero para redimir el dolor del pecado y de la muerte y transfigurarlo todo en vida, en resurrección y en esperanza”.


Terminada la celebración, tuvo lugar la solemne procesión con la imagen del Cristo. Desde la finalización de la procesión del retorno hasta el inicio de la procesión de la noche del 14 de septiembre, la Imagen del Stmo. Cristo permanecerá colocada en las puertas del Real Santuario.