El amor es la razón de todo. Ordenación de un nuevo sacerdote

Juan Pablo Mendoza Vera es, desde este sábado, nuevo sacerdote al servicio del Reino de Dios en la diócesis Nivariense.


El obispo presidía en la Catedral la eucaristía en la que impartía el sacramento del Orden a un joven nacido en Venezuela y, desde hace años, afincado en Tenerife.

Precisamente, Bernardo Álvarez Afonso, en la homilía hacia memoria de la trayectoria vital del ordenado. “En el año 1985 San Juan Pablo II visitó Venezuela. Por esos días Juan Pablo iniciaba su existencia en el seno de su madre. Nació nueve meses después de esa visita. Por ello, su madre eligió ese nombre en homenaje al Papa polaco que visitó su diócesis de Mérida. 32 años después Juan Pablo es ordenado presbítero.

Así escribe Dios su historia- prosiguió el prelado nivariense su relato. Vino a Tenerife a estudiar química; durante ese tiempo siguió practicando su vida cristiana y al terminar la carrera, respondiendo a la llamada de Dios, ingresa en el seminario. Hoy pide al Señor, el don, la gracia del sacramento del Orden. Dios - siguió explicando. “Dios sigue eligiendo personas por los caminos más insospechados, porque la fidelidad del Señor dura por siempre” – sostuvo.

El prelado también recordó los lazos de Venezuela con Canarias y pidió a Dios, ante la situación por la que pasa el citado país, por su progreso material y espiritual y pueda salir adelante.
A partir del texto de Isaías leído, recordó Álvarez que el Espíritu iba a ser derramado en el corazón de Juan Pablo para que ejerza la caridad pastoral. Además, enfatizó la sensibilidad que tenía el ordenando por el trabajo con los más vulnerables, concretamente con los encarcelados.

Necesitamos la unción del Espíritu porque la tarea que se nos encarga nos sobrepasa ampliamente para, como S. Pablo hacerse todo a todos, para ganar para Cristo a alguno, y todo desde la centralidad del amor. Es el amor la razón de todo – aseveró- . A continuación el Obispo explico el conocido himno a la caridad de S. Pablo. “Hacer todo por amor gratuito sin buscar el propio interés y no contaminar lo que se hace”.

En la parte final volvió Álvarez a la idea inicial de su homilía al señalar que “Dios no nos pide nada que Él no nos haya dado antes. Él derramó su amor en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos ha dado. Por eso podemos amar como Jesucristo nos ama. Y ésto acontece en la ordenación. Juan Pablo va a ser capacitado para amar con corazón de pastor, como Dios nos ama. “Porque seguimos a Cristo” hacen los cristianos en general y los sacerdotes en particular, determinadas elecciones y asumen estilos de vida – concluyó.

**En www.facebook.com/nivariensedigital pueden encontrar la emisión íntegra de la Misa y un álbum fotográfico.