Cáritas diocesana atendió a 1.374 personas en 2016 en la isla de la Palma

Cáritas Diocesana de Tenerife atendió en 2016 a un total de 493 familias y 1.374 personas en la isla de La Palma, a través de los dos arciprestazgos que forman parte de la Diócesis Nivariense. La atención que recibieron estos participantes se centró tanto en la cobertura de sus necesidades básicas, como talleres y acciones para la mejora de su calidad de vida. En concreto, en Los Llanos se atendió a 212 familias y hubo 782 beneficiarios, mientras que en el arciprestazgo de Santa Cruz de La Palma las familias atendidas fueron 281 y 592 los beneficiarios.

Junto a la atención básica ofrecida por las parroquias, desde el último trimestre de 2016 Cáritas Diocesana de Tenerife ha estado elaborando un diagnóstico sobre las personas en situación de sin hogar que residen en la isla, un fenómeno que ya había sido detectado por el voluntariado. En esta línea, actualmente la entidad trabaja con más de medio centenar de personas que pernoctan en la calle o en infraviviendas, por no contar con ningún otro tipo de alternativa alojativa. Todo ello, dentro del marco de un proyecto de atención integral que se puso en marcha en enero pasado.

La colaboración de Cáritas con las corporaciones locales, desde la especialización de la entidad en el acompañamiento a personas en situación de sin hogar, ha permitido un mejor diagnóstico y un mejor enfoque en la intervención y en la generación de alternativas para estas personas. Igualmente, de estos contactos y coordinaciones han surgido iniciativas para facilitar un mejor apoyo a este colectivo; desde los sacerdotes y grupos de Cáritas han surgido iniciativas de coberturas económicas de necesidades básicas de estas personas, de forma continuada, llegando incluso a apostar por el acompañamiento al acceso de pisos de alquiler para varias personas, a las que se les han tramitado prestaciones económicas del sistema público.

Otro éxito del proyecto es que, merced a las coordinaciones con el Hospital General de la Isla, se ha podido facilitar que se asigne a un único medico de referencia para la atención y seguimiento de estas personas, con la ayuda y coordinación del equipo del proyecto. A su vez, se han establecido coordinaciones con las organizaciones, entidades y recursos de Salud Mental, poniendo en marcha iniciativas frente a casos de problemática de salud mental en personas en situación de sin hogar, que requieren de la asunción de la Administración para solicitar una curatela judicial. Ello ha permitido facilitar una acción en beneficio de los participantes con problemáticas graves, que no les permiten tomar decisiones favorables sobre su situación, por la necesidad de un acompañamiento y tutelaje adecuado.

Por otro lado, en estos momentos Cáritas Diocesana de Tenerife está inmersa en la Campaña Institucional, que en esta ocasión lleva por lema “Llamados a ser comunidad”, a través de la cual la institución pretende extender una conciencia en torno a los derechos sociales, asegurando el acceso a los medios necesarios para tener unas condiciones de vida dignas. La responsabilidad y la propuesta de la institución diocesana en este sentido es “ir haciendo posible otra forma de sociedad e ir haciendo nuevos planteamientos en los que es necesaria y urgente una transformación política, un cambio en el modelo económico y una transformación en el corazón de las personas”.