Inaugurado el Hogar Amigo de los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca Destacado

En la mañana de este miércoles 8 de febrero, ha tenido lugar en La Laguna el acto de bendición e inauguración del “Hogar Amigo”, perteneciente a la Familia de la Cruz Blanca.

El acto contó con la presencia del Cardenal Carlos Amigo Vallejo; el Superior General de los Hermanos de Cruz Blanca, Luis Miguel Martell; el Obispo de Guadix-Baza y asistente de la congregación franciscana, Ginés Ramón García Beltrán y la Consejera de Acción Social y Atención Ciudadana, Coromoto Yanes.

La casa que hoy se ha inaugurado, estaba destinada anteriormente a otro recurso conocido como “Proyecto Grillo”. La finalidad del mismo era dar alojamiento y acompañamiento a chicos y chicas que no estaban preparados para regresar al domicilio familiar. A medida que las personas que se quedaban en este recurso ganaban autonomía , se valoró que fuera un recurso más residencial. Fue en ese momento, junio del año pasado, cuando el Cabildo Insular asume este proyecto.

El nuevo “Hogar Amigo” consta de 12 plazas, todas ellas a día de hoy, cubiertas. Es un centro de carácter residencial para jóvenes con discapacidad y trastornos de conducta grave. Tal y como señala su directora, Nazaret Pérez, “son personas que por sus características personales o familiares, no pueden residir en sus casas. La estancia es indefinida y podemos acoger a personas desde 18 hasta 65 años, aunque es verdad que nos hemos especializado en un perfil de chicos y chicas entre 18 y 30 años”. En este hogar , se trabaja con estos jóvenes aspectos que tienen que ver, sobre todo, con su autonomía. “Algunos van a cursos, otros a formación, otros van a actividades lúdicas, etc. Lo importante son los chicos y, dependiendo del perfil, los técnicos se adaptan a ellos”, expresa Pérez.

En cuanto a los profesionales que trabajan en este recurso, se cuenta con un psicólogo, tres educadores y tres integradores sociales.

Cabe señalar que el Cabildo de Tenerife, viene trabajando codo con codo con los Hermanos de la Cruz Blanca desde hace más de 30 años. En el caso concreto del “Hogar Amigo”, el Cabildo Insular se ha comprometido a destinar anualmente, aproximadamente, 400.000 Euros para cubrir los gastos relacionados con el seguimiento y mantenimiento del recurso, personal y evaluación del proyecto.

En total, el Cabildo gestiona, junto a los Hermanos de Cruz Blanca, 69 plazas repartidas por los diferentes recursos con los que cuenta la congregación franciscana en la isla.

El acto de inauguración de esta casa, comenzó con las palabras del Cardenal Carlos Amigo, quien erigiera canónicamente en 1989 el instituto religioso católico de los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca. Al inicio de su intervención, el Cardenal indicó que éste es un proyecto sólido porque está edificado en la roca firme del amor. “Esta casa está construida por personas que son conscientes que las personas necesitadas no son propiedad de nadie, sino que son hijos de Dios. Y entre todos, tenemos que atender a estos hijos. En estas casas de la Cruz Blanca no se le pide a nadie el carnet. Jesús nos ha dicho que hay que dar de comer al hambriento sin pedir nada a cambio, que con servir a los hijos de Dios bastante premio tenemos”.

Amigo agradeció al Cabildo su empeño para con los más necesitados. “Conozco a muchas de estas personas que trabajan en este ámbito y sé que el tema de los más necesitados, les quita el sueño. Hay que recordar siempre que detrás de los organismos, están las personas”. Asimismo, valoró el trabajo infatigable de los Hermanos de la Cruz Blanca para finalizar expresando con ímpetu y alegría: “¡Menuda casa hemos hecho y con qué cimientos! Enhorabuena a todos y que Dios nos bendiga”.

Seguidamente, tomó la palabra el Superior General de los Hermanos de Cruz Blanca, Luis Miguel Martell quien agradeció a Carlos Amigo por todos estos años de amor a la congregación, por su comprensión y ayuda. Igualmente, valoró el apoyo desde hace más de tres décadas del Cabildo. “Después de un largo periodo en equipo con la Dirección General del Menor del Gobierno de Canarias, se detectó la necesidad de la creación de este proyecto que hoy se inaugura para dar acogida a los menores que, llegada la mayoría de edad, tenían que abandonar los recursos existentes.

El Cabildo Insular, como hace ya más de 30 años, sigue confiando y apoyando los proyectos que les presenta Cruz Blanca”, indicó Martell para continuar expresando: “Lo que debemos admirar al ver estas instalaciones es esa preocupación, ese mirar constantemente a los últimos por parte de las personas e instituciones que hoy nos hemos congregado para este acto. Hay que ponerlo todo mirando hacia los pobres; culturas y políticas, religiones e iglesias, pueblos y personas, porque no hay progreso humano, cultura digna, no hay democracia, no hay bienestar, ni proclamación de los Derechos Humanos, si no es mirando a los últimos, buscando para ellos una vida digna y dichosa”.

Por su parte, la Consejera de Acción Social y Atención Ciudadana, Coromoto Yanes, comenzó su intervención haciendo referencia a las palabras del Cardenal Amigo. “Hoy me llevo una frase, y es que me alegro de que esta casa esté construida con mucho amor. Es esto, en definitiva, lo que contribuye a tener una sociedad mejor. Dentro de nuestras posibilidades, seguiremos trabajando con los Hermanos como venimos haciendo desde hace tanto tiempo, les tendemos la mano para poder seguir avanzando cada año”, concluyó.

Por último, el Obispo de Guadix, Ginés García Beltrán, hizo referencia a la providencia para explicar su presencia en el acto. Asimismo, indicó que él es testigo directo del esfuerzo que hacen los Hermanos para vivir su carisma en el servicio a los últimos. “Ese esfuerzo que comenzó en el Hermano Isidoro y que sigue hoy en tantos lugares para crear verdaderas familias”. Monseñor García añadió que “es una alegría saber que esta casa lleva un nombre tan bonito como es el nombre “Amigo”. Hasta el Señor dijo, ya no os llamo siervos, os llamo amigos. Ese nombre, en esta ocasión, tiene un rostro muy concreto que es el del Cardenal Carlos Amigo vallejo. Es verdad que a los pobres se les sirve, pero también es verdad que es de persona grande, el ser agradecido. Esto es un pequeño gesto de agradecimiento de esta congregación. En lo más profundo del corazón de los Hermanos de Cruz Blanca, sé que está el nombre del Cardenal Amigo. Estoy seguro que va a rezar mucho por esta casa”, finalizó el Obispo de Guadix.

El acto concluyó con la bendición por parte del Cardenal y un posterior brindis.