Las aportaciones de los fieles son la principal fuente de financiación de la Iglesia en Sevilla Destacado

La Archidiócesis de Sevilla ha renovado esta mañana su cita anual con la información y la transparencia en materia económica, presentando a los medios de comunicación las cuentas correspondientes al ejercicio económico de 2017. La rueda de prensa ha contado con las intervenciones del Arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo; y el ecónomo diocesano, Alberto Benito; que han agradecido la generosidad de “todas las personas de buena voluntad, creyentes o no”, que colaboran económicamente con los fines de la Iglesia en Sevilla.

El balance consolidado de la Archidiócesis de Sevilla (que suma las cuentas de explotación del Arzobispado y otras instituciones, como el Seminario, Cáritas Diocesana, Cabildo Catedral, etc) asciende a 45.342.297,11 euros, una cantidad que supera en más de un millón y medio el resultado del balance de 2016. Estas cuentas han sido auditadas por Price Waterhouse Coopers.

Casi cuatro millones recaudados en colectas

Al analizar las distintas partidas de este análisis económico, llama la atención que la mayoría de los recursos proceden de las aportaciones voluntarias de los fieles y del desarrollo de las actividades propias. Así, en concepto de colectas se han recaudado unos cuatro millones de euros. Además, las suscripciones a favor de la Iglesia también han ascendido: de los 2.148.298,29 euros aportados en 2016 se ha pasado a los 2.623.170,79 del ejercicio 2017. Este ha sido un detalle que el Arzobispo ha ponderado de forma muy positiva, que ha agradecido públicamente el compromiso con la Iglesia de las personas que suscriben estas cuotas mensuales, trimestrales o anuales, así como de quienes hacen “generosas donaciones o dejan legados y herencias a favor de la Iglesia en Sevilla”.

Como ya se informó en su día, la Archidiócesis ha recibido el pasado año 6.173.619,19 euros del Fondo Común Interdiocesano, una cantidad derivada de la aportación de los sevillanos a la Iglesia a través de la declaración de la renta. Esta cantidad supone sólo el 13,62% de los recursos anuales, un 1,11% menos que el año anterior. Más datos: el pasado ejercicio hubo 309.011 declaraciones de sevillanos a favor de la Iglesia, con un porcentaje superior a la media española. Del 33,54% nacional, al 42,01% en Sevilla.

El 34,38% se destinó a la conservación de edificios

¿A qué se destina este dinero? La información económica facilitada por la Archidiócesis es exhaustiva al respecto, y arroja algunas conclusiones interesantes. Por ejemplo, la mayor partida de ‘empleos’ es la se corresponde con la conservación de edificios y gastos de función. Una partida a la que se destinaron 14.779.456,02 euros en 2017 (el 34,38% del total), 1.138.460,7 más que el año anterior. A esta partida habría que añadir los 4.795.415,81 euros que se destinan a diversos programas de rehabilitación y un millón para inversiones nuevas.

En el balance consolidado de 2017 se aprecia también un ligero aumento de la cantidad destinada a actividades asistenciales (con un total de 2.322.743,01 euros). La suma de acciones pastorales –éstas también se han visto reforzadas económicamente- y asistenciales ha ascendido a algo más de siete millones de euros. Al respecto, Alberto Benito ha subrayado que la Archidiócesis destina sus ingresos “a una ingente actividad pastoral y asistencial que se concreta en personas, proyectos, instituciones e historias de vidas que testimonian la fe”.

Referencia en materia de transparencia

Alberto Benito ha destacado la asunción por parte de la Iglesia Católica en España, y de forma particular en Sevilla, de modelos contables de rendición de cuentas homologados, manuales de buenas prácticas en materia de control interno, contrataciones, inversiones, recursos humanos, etc. Esta práctica se concreta en los informes económicos que la Archidiócesis lleva años ofreciendo a la sociedad y en la creación de un portal de transparencia. Este portal, ubicado en la página web de la Archidiócesis, ha sido considerado por diversos analistas como uno de los mejores, junto al de la diócesis de Bilbao y el de la propia Conferencia Episcopal. Además, Sevilla ha sido la primera diócesis de España en implantar la oficina de transparencia, bajo la denominación de protectorado Canónico., una institución que entró en vigor el 1 de marzo de 2017.

Aumenta la aportación de las hermandades

Monseñor Asenjo también ha valorado positivamente el incremento, en un 7% respecto del año anterior, de la aportación de las hermandades al Fondo Común Diocesano. “No es tributo, es un signo de fraternidad, de comunión”, ha precisado. A los 123.338 euros aportados hay que sumar “las generosas ayudas al Seminario Diocesano, a Cáritas, a los Centros de Orientación Familiar y a multitud de obras sociales que no serían posibles sin su colaboración”. De forma expresa, monseñor Asenjo ha informado que estas aportaciones de las hermandades y de otras instituciones eclesiales han posibilitado que el Seminario Metropolitano no le cueste nada a la Archidiócesis. En 2017, fueron 127 (un 32% más que en 2016) las corporaciones cofrades de la Archidiócesis que colaboraron con este Fondo Común.

La información económica completa, un informe de 96 páginas, está disponible en el portal de transparencia de la web diocesana.

La galería fotográfica del acto está disponible en este enlace.