Ante la coronación canónica de la Ntra. Sra de la Salud

La Hermandad de San Gonzalo vive entusiasmada la cuenta atrás ante la coronación canónica de su titular, Ntra. Sra. de la Salud, que tendrá lugar el próximo 14 de octubre. Será una ceremonia en la Catedral, a las once de la mañana, presidida por el Arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo Pelegrina.

Los actos preparativos comenzaron el pasado 5 de octubre, con el rezo de un Rosario en el Barrio de León y la Eucaristía preparatoria de la coronación el día 6 de octubre. El traslado dela imagen de la Virgen de la Salud a la Catedral tuvo lugar el sábado 7, permaneciendo en la Parroquia del Sagrario hasta hoy, que se trasladará al altar del Jubileo, donde se celebrará un triduo los días 11, 12 y 13 que les conducirá a la misa estacional de coronación. El triduo –que comenzará a las ocho de la tarde- estará predicado por Javier Álvarez, CM, vicario general de la Congregación de la Misión; Isacio Siguero, secretario canciller de la Archidiócesis de Sevilla; y monseñor Santiago Gómez, Obispo auxiliar de Sevilla, respectivamente. El cierre de los cultos se concretará con un Besamanos que tendrá lugar el 21 y 22 de octubre en la Parroquia de San Gonzalo.

Además de los cultos previstos, la corporación hizo entrega el pasado 9 de septiembre del nombramiento oficial como madrinas de la Coronación a la comunidad Clarisa de Carmona, que se materializó en un cuadro, obra de Rubén Terriza, donde se anota dicho nombramiento.

Otros actos

Por otra parte, la hermandad organizó el 13 de septiembre una gala benéfica a favor de obras asistenciales. Un día más tarde, se presentaron las marchas compuestas y dedicadas especialmente para la coronación.

Por último, en los primeros días del mes de septiembre, se realizó una formación sobre el Proyecto Salud y Vida, que tiene por objeto el acompañamiento integral a los enfermos y sus cuidadores. La Hermandad de San Gonzalo pretende con esta iniciativa difundir la importancia de las donaciones de órganos promoviendo así la cultura de la vida como base fundamental del humanismo cristiano.