El arte religioso

Destaca el papel de la mujer.
En la parroquia, La Natividad del Señor, podemos disfrutar contemplando el mural “El sembrador”, del pintor Jorge Rando. Tras el Sínodo dedicado a la Palabra de Dios, el párroco José L. Linares quiso hacer llegar a los fieles la importancia de ésta.

El fondo de la iglesia contaba con un gran espacio que ha sido cubierto por un mural con una longitud de 15 por 3 metros. Desde el noviembre pasado, los fieles, al terminar la celebración,  pueden identificar qué lugar ocupan ellos en este  mural.

En el centro se erige la figura de Cristo sembrador. “Él nos anuncia el Reino que es un tesoro escondido. Con su entrega en la cruz ha querido derramar ésta gracia sobre el mundo. Los tonos simbolizan a través del amarillo,  la riqueza del tesoro, del azul,  la fuente de la vida, y de la entrega a través del rojo”, describe el párroco.  

En los cuatro cuadros que lo rodean están las diferentes actitudes de los fieles ante la siembra de la semilla.

El autor ha querido hacer un homenaje al trabajo de la mujer en la Iglesia. Cada escena es protagonizada por una figura femenina. Destaca la importancia de su tarea tantas veces olvidada. “Ella señala, suplica, ora y trabaja sin que muchas veces su tarea sea tenida en cuenta”, comenta Linares.  “Podemos ser pajarracos, cardos borriqueros, piedras, pero el proyecto de Dios nos envuelve por todas partes. Porque todos, estemos donde estemos, hemos sido comprados no con oro ni con plata sino con la sangre preciosa de Jesús”, afirma el párroco