«La Virgen siempre ha estado presente en mi taller» Destacado

Jesús Segado (Málaga, 1965) presenta su colección inspirada en la Catedral de Málaga el 13 de septiembre en la Pasarela Larios. Ha sido el único diseñador malagueño que ha participado en la semana de la moda de París.

«Cuando era monaguillo, siempre me llamó mucho la atención el color dorado y verde de las casullas de los curas, así que pensé en hacer una colección a partir de aquí»

El nombre de la colección es "Entre el cielo y el suelo"¿como la canción de Mecano?

La canción de Mecano en la que aparece esta frase se llama: "Me cuesta tanto olvidarte", pero pensé que era muy apropiado para esta colección que en realidad está inspirada en la Catedral de Málaga. Diariamente paso delante de ella al ir de mi casa al taller y viceversa, por lo que puedo verla con la luz de la mañana y de la noche, que es muy diferente. También varía según la estación del año, por lo que los colores son distintos.


¿De ahí nace esta colección?

Sí, siempre que pasaba por delante me fijaba en las vidrieras, en su colorido, y así empecé a hacer mi propia versión, mezclando eso con mis recuerdos de infancia. Cuando era monaguillo, siempre me llamó mucho la atención el color dorado y verde de las casullas de los curas, así que pensé en hacer una colección a partir de aquí. Y como yo era muy de Mecano cuando era adolescente, me vino a la cabeza esta frase de: "entre el cielo y el suelo" y pensé que era muy apropiada.


¿Cómo traslada uno la Catedral de Málaga a un vestido?

Los vestidos de la colección tienen elementos arquitectónicos típicos de las iglesias: vidrieras, rosetones... pero siempre adaptados a ser un vestido de 2019. También se podrán ver capas de terciopelo bordados, abrigos o estolas. La superposición de las telas pretende imitar las vestiduras del sacerdote: el alba y la casulla, pero en realidad se verá como un pichi, aunque yo me he inspirado en esos elementos. Son detalles muy sutiles por lo que, si no se explican, el espectador no lo relacionará con la Iglesia. Las vidrieras en cambio son más evidentes.


Hay incluso un modelo inspirado en la sotana

Se trata de un vestido negro clásico pero la idea parte de una sotana, que además está adornado con cristal de colores para recordar a las vidrieras. Incluso le he bordado una frase inspirada en las leyendas en latín de la vidrieras que están en mi memoria. Pero yo he puesto una frase que no tiene nada que ver: "no te pongas triste".


El público ya ha podido ver parte de la colección ¿no es así?

Sí. Presenté algunos vestidos en el desfile solidario que Global Gift Fundation organizó en julio en Puerto Banús, dentro de la Marbella Fashion Show. Lo recaudado fue destinado a la Casa Global Gift, un centro multifuncional en el que la fundación de María Bravo atenderá a unos 300 menores con enfermedades raras o crónicas y a sus padres.


¿Suele participar en este tipo de eventos solidarios?

Me gusta participar en este tipo de actos benéficos y, si no puedo acudir por cualquier motivo, siempre me gusta donar algo para que lo puedan sortear o ese tipo de cosas. Estoy convencido de que la vida te devuelve lo que das, ya sea bueno o malo. Por eso, procuro portarme bien y así duermo tranquilo.


¿Está contento con el resultado de la colección?

Muy contento. He disfrutado mucho, pero también he sufrido mucho porque había cosas que no sabía cómo solucionar. Y sobre todo he hablado con mucha gente del tema, porque no quería que fuera ofensiva para nada a la Iglesia. Hay veces que haces cosas con el máximo respeto, pero son temas delicados y alguien se puede sentir ofendido. Como la canción elegida para presentar la colección: “Agnus Dei”, que también está elegida con mucho respeto. En general estoy muy satisfecho. Es una colección que está hecha con mucho respeto, mucho cariño y muy despacito.


Además, con la imagen de la Virgen tiene una historia curiosa

Sí, tuve mi primer taller en Carrera de Capuchinos y, cuando me asomaba a la ventana, tenía enfrente la capilla de la Pastora, por lo que todos los días a la entrada y a la salida la veía, al igual que todos los vecinos. Pero mi sorpresa fue cuando me trasladé a mi taller actual, que está junto a la parroquia de los Mártires y desde la ventana se ve la imagen de la Virgen de la Misericordia. Cuando pregunté a los vecinos, ninguno la ve, ni el de abajo, ni el de arriba. Tengo un cliente que me suele decir que yo no elijo los sitios sino que es Ella la que me pone en los sitios. Lo que si sé es que siempre he tenido la imagen de la Virgen presente en mi taller y además suelo hablarle mucho, la saludo al llegar al taller, me despido cuando me voy y suelo mantener charlas con Ella.


Beatriz Lafuente