El reflejo del alma a través de la mirada

La mirada de las personas con menos recursos es el hilo conductor de la primera muestra individual de Maite Rojas (Málaga,1985), una pintora que ha pasado de trabajar como administrativa, alejada del mundo del arte, a recibir reconocimientos en certámenes internacionales en tan solo tres años, y que puede visitarse en la sala Manuel Barbadillo "APLAMA" hasta el 24 de junio.

La sala Manuel Barbadillo "APLAMA" se encuentra en Avenida del Comandante Benítez, 7 de Málaga
La temática de sus cuadros es muy especial, ¿En que se inspira?
Siempre me ha llamado mucho la atención la realidad de los pobres. Siempre he pensado que cada persona tiene una historia detrás y mi ilusión era poder plasmar en mis obras lo que me transmitían, para que las personas vieran la belleza que yo veía en ellos.

Salvador Massano, la describió en la presentación como “la pintora de la desnudez del alma” porque dice que es capaz de dibujar, captar y ver lo más noble de la vida, el interior.
Eso es lo que intento. Independientemente de las circunstancias de cada persona, hay un mundo detrás. ¡Qué mejor que ver el interior y el alma de las personas a través de su mirada, sin juzgarlas, sino poniéndote en el lugar del otro! Porque detrás de cada persona hay una historia y muchas veces con la mirada lo dicen todo.

Acaba de inaugurar una exposición que es un doble homenaje, ¿No es así?
Pues sí. Este mes de abril falleció mi padre, la persona más importante de mi vida, porque, además de mi padre, era mi amigo, mi mentor, mi confidente y mi aliento. Por eso, para esta exposición en la sede de la Asociación de Artistas Plásticos de Málaga (APLAMA), también pinté su retrato y estoy convencida de que él está conmigo desde donde esté y me da fuerzas para seguir adelante. Por lo que sí, esta exposición es un homenaje: por un lado, a las personas con menos recursos que salen en mis retratos y, por otro, a mi padre.

Lleva poco tiempo dedicada a la pintura, ¿podemos decir que es una pintora novel?
La pintura me ha gustado desde que era una niña pero, por circunstancias de la vida, no estudié Bellas Artes. En su momento, me decidí por un Ciclo Formativo de Grado Superior de Administración y Finanzas y estuve trabajando 12 años de administrativa. Hace 3 años sentí otra vez la necesidad de pintar y decidí asistir a clases de pintura con Pedro Dougnac. Iba los viernes al salir del trabajo hasta que, hace ahora unos dos años, me quedé en paro y desde entonces me dediqué plenamente a la pintura, mi gran pasión y lo que me hace sentirme bien.

Su pintura ha recibido reconocimiento desde el principio...
En 2017 participé en la Primera Bienal de Dibujo Contemporáneo en Málaga con la obra “El profeta”, una obra en grafito sobre melamina, un tipo de madera sin tratar; y, el año pasado, participé en el Salón International de Pastel Saint-Aulaye, en Francia, donde gané el premio del público. Para mí fue un orgullo, porque había 340 obras expuestas y fue visitado por 5.500 personas. Además, pudo verlo mucha gente de otros países, porque es una cita muy reconocida a nivel internacional. Actualmente también participo con una obra en la Diputación de Málaga que se podrá ver hasta el 28 de junio.

Visita el blog de Maite Rojas
Beatriz Lafuente

Panel de Noticias

Noticias relacionadas