Semana Santa a ciegas

«Impresiona tocar los clavos que atraviesan al Cristo del Sepulcro. Es una gran oportunidad poder sentir lo que el imaginero quiso plasmar cuando tallaba la imagen», confiesa Alba, una de las muchas personas con deficiencia visual que asistieron el pasado 17 de marzo a la iniciativa “Semana Santa a ciegas”, promovida por la Asociación Juvenil Objetivo Pasión en Vélez Málaga.

Tras tocar las frágiles lágrimas de María Santísima de la Esperanza con sus humildes y temblorosos dedos, Alba explica con la voz entrecortada: «como todos, he ido a ver procesiones y pasos en familia. Mi tío, que es el más “cofradiero”, me contaba con pasión como vestían los cristos y las vírgenes, pero lo que hoy he sentido con mis manos es algo completamente diferente, maravilloso».

Abel, un joven de Torre del Mar siempre acompañado por su gran perro labrador, explica con una sonrisa en el rostro que <>. Entre todo lo que pudo tocar, se encontraban las imágenes de la cofradía de las Angustias, con la que lleva ya dos años procesionando, y confiesa que «ha sido un placer y una experiencia única».

Por su parte, el presidente de la asociación, Aitor López, explica que «la actividad ha sido todo un éxito, y sin ella, estas personas no podrían conocer la esencia de la Semana Mayor de Vélez Málaga. Cuando lleguen a sus casas, a sus pueblos, y cuenten lo que han hecho, más personas se unirán al evento en futuros años».

Esta iniciativa, a la que asistieron más de medio centenar de personas, culminó con una sabrosa degustación de dos platos típicos en estas fechas: ajobacalao y potaje de Cuaresma; escuchando la lluvia caer desde dentro del Museo de la ciudad de Vélez-Málaga. Un evento que, según la directora de la agencia de la ciudad de la Fundación ONCE, María José Gómez, «debería repetirse en futuros años».

Lorca Roberto