San Agustín, doctor y padre de la Iglesia

San Agustín nació en Tagaste, Numidia (la actual Argelia), el 13 de noviembre del 354 y es uno de los más grandes santos que ha dado la Iglesia.


Como explica el sacerdote Francisco García Mota en su obra “El coro de la Catedral Basílica de Málaga”, «el año 371 pasó a Cartago y abrazó el maniqueísmo, derivado del antiguo gnosticismo, que quería resolver el problema del mal con el dualismo del cuerpo (sede del mal) y el espíritu (sede del bien). Al no entender esta filosofía pasó al escepticismo».
Más tarde, explica García Mota, «marchó a Roma y luego a Milán, para ocupar la cátedra de Retórica en el año 384. Aquí recibió la visita de su madre, santa Mónica y escuchó la predicación de san Ambrosio, sobre el versículo 13, capítulo 13 de la Carta de San Pablo a los Romanos, cuya profundidad le cautivó. Se convirtió y fue bautizado por san Ambrosio», del que ya hemos hablado al encontrarse su imagen también en el coro de la Catedral.
«En el año 395 recibió la ordenación episcopal en Hipona, para la Catedral de Valerio, en su Basílica de La Paz. Allí predicó durante 35 años y escribió muchas obras entre las que destacan “Las Confesiones” y “Catequesis para los Catecúmenos”. Murió en el año 430. Ha sido declarado Doctor y Padre de la Iglesia». Su fiesta se celebra el 28 de agosto y en su iconografía se le representa con un báculo en la mano y una maqueta de una iglesia en la otra. Se trata de un santo muy querido en nuestra ciudad, no en vano, la Orden de San Agustín lleva casi un siglo de presencia ininterrumpida en nuestra diócesis. En la actualidad la comunidad de padres Agustinos de Málaga tiene su sede en el colegio de Los Olivos, en la zona del Puerto de la Torre. El carisma de san Agustín está también presente en Alhaurín el Grande, cuya parroquia es servida por una comunidad de Agustinos Recoletos.

Beatriz Lafuente

Panel de Noticias

Noticias relacionadas