Retos y posibilidades

CLAVE. Salvador Gil Canto. Delegado Diocesano de Infancia y Juventud.

La situación actual de la Pastoral Juvenil en nuestra Diócesis reclama de todos ser discípulos misioneros. En estos días, con motivo del XXX EDJ, hemos tenido la oportunidad de reflexionar sobre los retos y posibilidades que la evangelización de los jóvenes exige de nosotros. Tres tareas se presentan hoy más urgentes que nunca: el primer anuncio a los jóvenes que aún no viven la fe, el acompañamiento personal de quienes han descubierto a Jesús y la realización de procesos e itinerarios formativos sólidos en torno a la parroquia. Anunciar, acompañar y formar son, pues, tres acciones que la pastoral juvenil está llamada a desarrollar de manera sistemática y organizada en los próximos años. El primer anuncio se está llevando a cabo con la experiencia Centinelas, se propondrán cursos para formar a acompañantes y la Diócesis acaba de publicar un “Itinerario formativo de jóvenes” que podemos utilizar. Algo se ha hecho ya, pero aún queda mucho por realizar.