El Obispo preside la Eucaristía en la festividad de la Virgen de Guadalupe en la parroquia de San Félix de Valois de Jaén Destacado

El pasado domingo, 8 de septiembre, se celebraba la Virgen de Guadalupe, patrona de Extremadura. Por este motivo, la parroquia de San Félix de Valois de Jaén acogía una Eucaristía en la que participaba la Casa de Extremadura en Jaén.


Dicha Eucaristía, que comenzaba a las 12 horas, estuvo presidida por el Obispo, Don Amadeo Rodríguez Magro, extremeño de nacimiento, y concelebrada por el párroco D. Luis María Salazar; el Vicario parroquial, D. Fernando Resola; y los Adscritos, D. Jesús Simón Peinado y D. Bernardo Velasco.
Homilía
Don Amadeo, al inicio de su homilía, tuvo un cariñoso saludo para los extremeños que allí se encontraban.
Posteriormente, hizo hincapié en la primera lectura que “de alguna manera nos ha situado muy bien para que sepamos cómo hemos de situarnos ante lo que escuchamos de Dios”. Y manifestó que “el pensamiento de Dios siempre es más rico y tenemos que poner toda nuestra confianza y toda nuestra humildad ante Él y pedirle, constante y permanentemente, que nos dé a conocer su voluntad. Que nos haga capaces de comprenderle, porque conocer y comprender a Dios es fundamental para nuestra vida y nuestra existencia cristiana. Y en el Evangelio tenemos la prueba. Se nos dice que si no comprendemos lo que Cristo nos quiere decir puede causar una gran confusión”.
Igualmente, Monseñor Rodríguez Magro prosiguió haciendo referencia a lo que en el Evangelio se decía. “Jesucristo nos dice que seamos discípulos. Que nuestra vocación como cristianos es la de ser discípulos, es decir la de estar siempre atentos a su voluntad, a su palabra, a su Evangelio, a su corazón…a lo que nos va dando, ofreciendo y comunicando a lo largo de nuestra vida”. Para añadir: “Él tiene que ser el primero en nuestros corazones y nuestra vida. Situando nuestra vida en Él la situaremos mejor en los demás”.
El Obispo insistió en la idea de que “para ser sus discípulos debemos de asumir la vida como Él la vivió, por eso nos dice que tenemos que saber convertir nuestras cruces en una entrega generosa de una vida eficaz y disponible de los demás”.
Y continuó afirmando que “la que puso en el centro de su vida fue la Virgen de la que hoy estamos celebramos su Natividad, de la que hay muchísimas advocaciones”. Recordando, además, que “hoy celebramos también el Día de Extremadura y a su patrona, la Virgen de Guadalupe”.

Finalmente, concluía pidiendo a la Virgen de Guadalupe y a la Virgen de la Cabeza “por todos los hombres de esta tierra de Jaén, a la que el Señor me ha enviado como Obispo y Pastor”.
Los miembros de la Asociación fueron los encargados de las lecturas, de la oración de los fieles y de la colecta.
Tras la Eucaristía todos los extremeños pudieron saludar y departir tranquilamente con el Obispo en el patio de la parroquia. Asimismo, culminaron cantando, junto a Don Amadeo, el himno de Extremadura y posando para una fotografía de familia.
La Casa de Extremadura en Jaén continuaba la jornada con una comida fraterna.
Casa de Extremadura en Jaén
La Casa de Extremadura en Jaén, encabezada por su Presidente, D. Francisco Fernández Montero, la forman, desde hace 15 años, un centenar de extremeños que viven en la capital. Todos los años celebran este acto religioso y una comida compartida. Además, con la idea dar a conocer su cultura a los jiennenses y conocer mejor la cultura jienense y andaluza, esta asociación organiza multitud de actos a lo largo de todo el año.