La semilla de la misión se esparce por los arciprestazgos de la Diócesis

Desde que el pasado lunes arrancara en Jaén la presentación de las líneas de trabajo del año de la Evangelización, ha sido cientos los jiennenses que se han ido sumando a estos encuentros, presididos por el Obispo de Jaén, Don Amadeo Rodríguez Magro.

El martes fue el turno de los Arciprestazgos de Segura y Condado – Las Villas , al que siguió el miércoles el encuentro con los fieles de los Arciprestazgos de Andújar, Bailén-Mengíbar y La Carolina y la tarde noche de ayer, jueves, el Consejo de Gobierno de la Diócesis presentó el documento a los Arciprestazgos de Baeza, Úbeda, Cazorla y Linares.

En su palabras, el Obispo destacó que "Seguimos así el hilo de la estructura de nuestro Plan Diocesano de Pastoral y lo urge el salto que necesariamente se tiene que dar de la comunión a la misión. No es que la comunión no sea evangelización, que sí lo es. Vivir en comunión es mostrar que el misterio de Dios en el que vivimos y nos hace vivir, es una invitación a reconocer que no hay nada que evangelice más que el testimonio de amor y de unidad en la confesión de fe. Somos uno, por deseo de Jesús, para que el mundo crea".

La canción "Alma misionera" junto a la reflexión de la Parábola del Sembrador del Evangelio de San Marcos provocan el clima adecuado para que la semilla de la acción misionera sea sembrada en los participantes que acuden a las presentaciones. Estos son miembros activos de las parroquias, catequistas, cofrades, responsables de grupos y movimientos. En todos está calando la idea de que la gran noticia del Evangelio, no es para guardarla, sino para compartirla con los que nos rodean.

Ahora queda esperar que la semilla depositada haya caído en tierra fértil y dé fruto. El compromiso de los laicos y la acción del Espíritu Santo hará que la Diócesis brote la acción evangelizadora y misionera de llevar la alegría del Evangelio.

Panel de Noticias

Noticias relacionadas