El Obispo clausura, con una Eucaristía, el curso de la Delegación de Enseñanza

El pasado sábado, se dieron cita más de 300 profesores católicos para participar en el acto de fin de curso organizado por la Delegación diocesana de Enseñanza.

La jornada comenzó con la celebración de una Eucaristía, presidida por el Obispo de la Diócesis, Don Amadeo Rodríguez Magro.

Los profesores fueron los encargados de participar en las Lecturas así como en los cantos de la celebración eucarística. El Evangelio fue proclamado por el Diácono permanente, D. Andrés Borrego.

En su homilía, el Obispo comenzó diciéndoles a los profesores que su cometido "tiene un aspecto profesional fundamental, pero evidentemente a la vez sois cristianos, y muchos de vosotros además sois profesores de Religión Católica". Para continuar expresando, "tenéis que seguir vuestros programas, pero no os olvidéis nunca que en medio de todo el contenido que enseñáis, tenéis que ir siempre a lo esencial. Y si es posible, también vuestros alumnos descubran dónde está lo esencial de lo que enseñáis. No olvidéis nunca de que sois portavoces de Dios en la escuela". Don Amadeo añadió, "La palabra que evangeliza tiene que ir siempre directa al corazón, y en su propia situación, conociendo la realidad de la persona a la que evangeliza".

Después de la celebración eucarística, los profesores se dirigieron al Salón de Actos del Seminario, en el que el Licenciado en Psicología y Magisterio, y conocido dibujante malagueño, Francisco Javier Velasco, "Fano", les ofreció la ponencia "Educar para la felicidad".

En el acto también hubo un reconocimiento a las profesoras que este año se jubilan.

La jornada concluyó con una ágape de convivencia.